Carme Junyent: “El catalán está en proceso de extinción pero saldrá adelante”

Escrito por:

Publicado el

Caregoría:

Ante la beligerancia de un Estado irreversiblemente monolingüe (castellano) y un Govern centrado en otras prioridades, tomar conciencia individual y espabilarse. Esta es la receta que propone María Carme Junyent para recuperar el catalán, que sólo un 36% de los hablantes usa como lengua habitual. Lejos de dramatismos, esta profesora de lingüística de la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona (UB) y directora del Grupo de estudio de lenguas amenazadas (GELA) advierte que todo depende de la gente pero, al no haber modelos similares, se deberá innovar mucho para reconducir la situación y poder convivir en la diversidad y el respeto sin discriminar a nadie.

Carme Junyent Foto: JM Montaner

Carme Junyent Foto: JM Montaner

¿Qué le parece la reciente propuesta trilingüe de Ciudadanos? Se intuye que está hecha con la esperanza de que, ante el peso de dos lenguas tan importantes como el inglés y el castellano, el catalán se vaya debilitando y la gente tenga la percepción de que no es importante o útil.

No sé si piensan tanto al hacer esta propuesta pero lo que sí demuestran es que no tienen ni idea de cómo funciona la enseñanza, ni los institutos ni las escuelas… es muy fácil hacer castillos en el aire pero la realidad es otra, ya empezaron a aplicarlo en Galicia, Mallorca y Valencia y se ha visto el resultado. El hecho es que no estamos preparados para algo así, por lo que intentar implementarlo es un engaño. Antes de ponerse a ello necesitamos unos diez años de preparación.

El bilingüismo suele derivar en sustitución. ¿Hay precedentes de tres o cuatro lenguas que convivan en perfecta armonía y respeto? ¿Suiza sería un ejemplo

Lo que hay son sociedades multilingües. Suiza es un caso diferente porque allí el multilingüismo es territorial, allí la gente puede hablar las lenguas que quiera pero no se da este caso de convivencia, si alguien del cantón francés quiere vivir sólo en francés es posible. Sí hay muchas sociedades, -que seguramente mucha gente no quiere tomar como modelo-, donde se hablan muchas lenguas y coexisten sin problemas de sustitución. En África esta es una solución habitual, en México en la zona de Chiapas, que es donde más se han preservado las lenguas, la gente es muy políglota.

¿Los gobiernos han intentado promover este pluralismo o ha sido gracias a la sensibilidad de los ciudadanos?

No, es sensibilidad, costumbre, tradición, los gobiernos intentan suprimir esta diversidad porque para ellos es mucho más fácil que todo el mundo hable la misma lengua.

¿Cuántas lenguas existen en el mundo?

Los inventarios van cambiando, el tema fundamental es que tampoco sabemos qué es una lengua, es un constructo cultural que nosotros entendemos muy bien pero que en muchos lugares no tiene ningún sentido. Según la base de datos Ethnologue hay 7709 pero no me creo esta cifra.

¿Son más?

No, menos, en muchos casos se utiliza el criterio étnico, es decir, cuando un grupo étnico es diferente de otro, aunque hable la misma lengua, ya son contadas como lenguas diferentes. Entre 3.000 y 8.000 todo es posible, por eso siempre calculo que serán unas 5.000.

¿Y cuántas han desaparecido?

Desde que Colón llegó a América hasta ahora el número de lenguas existentes ya se ha reducido a más de la mitad.

Usted se especializó en lenguas africanas, con una tesis sobre las lenguas bantúes. ¿En África hay situaciones ejemplares de convivencia entre lenguas?

Es que precisamente en África es donde todavía se preserva más la diversidad lingüística, la colonización no es tan antigua como en América. La mayoría de países africanos optó por una lengua africana como lengua oficial, esto hizo que la lengua fuera una cuestión de las élites y la población vivía al margen, ahora ya han convertido muchas lenguas en oficiales pero en los inicios era así. Claro, ya puede ser oficial la lengua si tú no la sabes porque no la podrás usar, esto ha hecho que se hayan ido preservando las lenguas africanas. En Tanzania, donde optaron por el suajili, una lengua mucho más conocida, en el momento de la independencia se hablaban unas 120 lenguas en los años 60, ahora se cree que sólo hay una docena de viables. ¿Por qué? Porque la gente sabía swahili y podía sustituir sus lenguas, si no hablaba inglés no podía sustituir ninguna lengua. Por eso tengo tan poca fe en las políticas lingüísticas. Los regímenes políticos pueden imponer lenguas, pero yo no conozco ningún Estado que haya logrado preservar la diversidad lingüística. Vuelvo a decir lo que decía Mercè Lorente: tendremos que innovar mucho. En general el Estado es una máquina de matar lenguas.

Como el francés.

Todos.

¿Hay Estados especialistas en cargarse lenguas?

Los Estados Unidos, Canadá o Australia, que directamente exterminaron las poblaciones. Ahora algunos de ellos dan muchas lecciones de trato a los inmigrantes pero la historia que tienen no es precisamente ejemplar.

El ámbito judicial, el etiquetaje de productos, el cine, las operadoras de móvil, la atención telefónica a restaurantes, más universidades de fuera del Estado que dentro de él donde se puede estudiar catalán… la lengua menos usada siempre es el catalán. ¿Qué se puede hacer para revertir esta situación? Los que defienden un 50% igualitario entre las dos lenguas nunca se quejan de esto, ¿qué se puede hacer para llegar como mínimo al 50%?

Yo no me lo plantearía en términos de porcentaje sino de convivencia, es decir, hay un sector que cada vez más a menudo tiene que renunciar a su lengua porque ésta no se contempla en determinados ámbitos. Esto se debe resolver.

Siempre se insiste en que los jueces tengan conocimientos jurídicos en detrimento de los lingüísticos pero este argumento acaba siendo una excusa, porque así sólo el 12% de sentencias se redactan en catalán. ¿El catalán debe ser un requisito o un mérito en la administración de justicia?

Para mí lo prioritario es que los juzgados sepan por qué les juzgan… Tampoco entraría en este debate, pero los jueces deberían preocuparse por garantizar que todo el mundo fuera juzgado en su lengua, porque de lo contrario te crean indefensión. Es más una cuestión de conciencia que de política.

¿Cuál era el objetivo del manifiesto Koiné y por qué suscitó tanta polémica? En ningún momento hablaba de discriminar el castellano.

Yo realmente no estaba en el grupo, me consideran integrante pero no soy del grupo, no lo firmé porque no me llegó.

¿Pero está de acuerdo con lo que defendía?

A ver, ya que me tocó dar la cara por este manifiesto, lo que encuentro en cualquier caso de positivo es que alguien se plantease algo diferente, intentase reflexionar, parece evidente que a la gente no le gusta que se piense y que se piensen cosas diferentes, porque el manifiesto fue bombardeado enseguida y con falsedades, eso es lo que más me indignó. Porque en el primer artículo que habló de él, el de Lluís Cabrera y Celorrio, se aseguraba que el manifiesto quería que el catalán fuera la única lengua oficial de una República Catalana y eso no lo dice en ninguna parte, fui a diferentes programas y en todas partes me preguntaban lo mismo. Yo les decía que por favor leyeran el manifiesto, que esto no lo ponía en ningún sitio, lo que hicieron es negar la posibilidad ni siquiera de hablarlo. Dicho esto, creo que el manifiesto se fijaba demasiado en el pasado y demasiado poco en el futuro, en la presentación en el paraninfo de la Universidad de Barcelona lo que me pareció más inteligente de lo que oí lo dijo Mercè Lorente: que se ‘debería innovar mucho porque no hay modelos’ y ésta es la cuestión. De hecho, no se da ningún caso de un lugar que aspire a la independencia y tenga una lengua que todavía puede sobrevivir, porque si habláramos de Irlanda o Escocia es otra historia. Aquí todavía existe esta posibilidad y tenemos que encontrar la manera de sobrevivir porque la lengua catalana es una lengua recesiva. El problema es que no hay modelos.

¿En qué deben consistir estos modelos?

Cuando he hablado siempre he dicho que no debe haber lenguas oficiales, porque de entrada la oficialidad es un engaño: las lenguas dominantes no la necesitan y a las dominadas no les sirve de nada. Hay que encontrar la manera de poder vivir en catalán y que esto no signifique arrinconar ninguna otra lengua, sencillamente hay que pensar cómo se puede recuperar esta lengua.

Los nacionalistas españoles consideran que todo lo que no sea la hegemonía del castellano, algo que perciben como el orden natural de las cosas, es automáticamente sinónimo de discriminación.

Yo les pediría que sencillamente el castellano no fuera obligatorio.

Entonces argumentarían que el castellano es la lengua materna de muchos catalanes…

Claro, pero hay muchas lenguas maternas que ellos no quieren contemplar, y existen. Cada uno que haga lo que quiera con su lengua pero que no me la imponga a mí, sencillamente pido que no sea obligatorio, no lo pido para ninguna lengua.

Según el nacionalismo español, que el castellano no fuera obligatorio sería una imposición y parece que cuando en Cataluña se intentan normalizar las cosas hay que pedir permiso y perdón.

Esto es producto de la ideología, de no de haber analizado la realidad. Hay un 15% de hostiles, un 15% de militantes y un 70% de indiferentes, con los hostiles ni hay que molestarse, no les cambiaremos, pero tenemos que trabajar con el 70%, que es un porcentaje muy alto.

El reducido porcentaje de familias que han pedido la escolarización en castellano están condenando a sus hijos (que no deciden) a una pérdida futura de oportunidades laborales si quieren trabajar en Cataluña. Es tan absurdo como querer escolarizarse exclusivamente en catalán, algo que nadie pide. ¿Qué les podría decir para que lo entendieran y rectificaran?

A mí lo que me impacta más de estas familias es la poca confianza que tienen en sus hijos, es decir, suponen que no podrán hacer lo que hacen todos los niños, o sea, aprender todas las lenguas que hay. En estos casos creo que discutir con ellos es perder el tiempo, no les diría nada, lo siento por los chicos porque sus padres tienen poca confianza en ellos.

¿Considera acertado el término ‘lengua propia’?

Todas estas etiquetas acaban siendo trampas, el problema es la ausencia de modelos. Dentro de Cataluña se han desarrollado tres lenguas: el aranés, la lengua de signos catalana y el catalán, y nosotros tenemos la responsabilidad de preservarlas, son las que se han generado aquí pero hay muchas otras en situaciones diferentes que piden tratos diferentes también.

¿Cuántas lenguas se hablan actualmente en Cataluña?

Nosotros hemos inventariado más de 300.

Ha cambiado mucho respecto hace 20 o 30 años.

Claro, antes todo el mundo hablaba catalán o castellano o ambas y ahora más del 10% de la población no tiene ni el catalán ni el castellano como primera lengua, es un cambio radical y este sector no se puede ignorar.

Habría que trabajar para que se vean como riqueza y no como una amenaza.

Al menos lo que hay que hacer es no discriminar a nadie por razón de lengua, después si las lenguas se preservan y transmiten o no ya son otras cuestiones que seguramente dependen más de cada uno que de la política lingüística.

Esto de no discriminar a nadie por razón de lengua ya está establecido en la Constitución española, que en su artículo 3.3 establece que “la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”. Algo que no se cumple porque el Estado no adopta ninguna medida de respeto y protección al catalán, euskera, o gallego…

 Ya, pero la Constitución no me preocupa demasiado.

¿En todo caso no sería más lógico que fueran los propios ciudadanos catalanes quienes decidieran el estatus lingüístico de Cataluña en un referéndum guiado por lingüistas, con argumentos rigurosos en vez de discursos políticos?

Diría que esto es una utopía, a los lingüistas nos hacen muy poco caso, tengo poca fe en esto, confío mucho más en la gente que en lo que puedan dictar los políticos. De hecho, llevamos muchos años de política lingüística y lo único que hemos conseguido es retroceder.

La inmersión lingüística ha dotado de competencias suficientes en catalán y castellano a muchos catalanes durante más de tres décadas y es un modelo de cohesión social avalado por la Unión Europea. Sin embargo, el nacionalismo español lo ve excluyente y desde el catalanismo se ve insuficiente. ¿Se ha quedado a medio camino?

La inmersión es una cosa, la otra es si el catalán es lengua vehicular de la enseñanza y cosas así, pero la inmersión tiene un objetivo en lugares determinados donde, por los motivos que sean, el catalán está ausente y se trata de que los niños tengan acceso a esta lengua. Otra cosa es que el catalán sea lengua vehicular de la enseñanza y la inmersión debería conseguir que esto fuera cierto. Y no es cierto, lo sabemos todos, Ensenyament nunca ha querido hacer nada en este sentido, hay muchas familias que han llevado a sus hijos a las escuelas concertadas porque quieren que tengan enseñanza en catalán, y de eso nunca se habla porque el departamento es el primero que lo oculta, en este sentido todos somos víctimas de una gran hipocresía.

¿Se debería presionar empezando por la comunidad educativa?

Es que en Secundaria nunca se entró, y entonces en Secundaria es donde se pierden todos los esfuerzos de Primaria, esto cada vez se da en más partes. Mucha gente tiene la fijación que si en Vic o en Girona no pasa, que vayan a los centros y afinen el oído.

¿Qué escucharán ahí?

Que cada vez más el castellano es la lengua vehicular de la enseñanza, la mayoría de asignaturas se hacen en castellano y el mensaje que se da es que el catalán es una lengua prescindible.

En la universidad las clases se hacen según la lengua materna del profesor, que en muchos casos es el castellano.

Creo que en la universidad ya no tiene remedio, claro, cuando llegan el daño ya está hecho, tampoco arreglaremos nada. He visto poquísimos cambios de comportamiento lingüístico desde que empecé en la UB en época de Franco, ha habido algunos cambios pero pocos.

¿Se necesitaría un cambio de chip del Departament d’Ensenyament?

Sí, pero aquí entran aquellas cuestiones de libertad de cátedra, por eso creo mucho más en la conciencia de las personas que no en las normas.

¿Todavía está vigente aquello que decían que el catalán tiene una mala salud de hierro?

El catalán es una lengua amenazada que está en fase recesiva desde hace varios años, eso no hace falta que lo diga yo, lo muestran los datos, y así lo reflejan los censos de los que dicen que está tan bien.

¿Existe un recuento de las lenguas amenazadas en el mundo?

Entre el 90 y el 95%. Hay que recordar que, como mucho, existen unas 300 lenguas que tengan más de un millón de habitantes. El bengalí también tiene muchos millones de hablantes, el tema no es tanto el número de hablantes, porque el kurdo y el amazigh tienen más hablantes que el catalán y son lenguas amenazadas y el islandés lo hablan unas 350.000 personas y no está amenazada, se sigue transmitiendo… el número de hablantes puede ser una variable pero no es definitivo, lo importante es el porcentaje de hablantes en una comunidad porque es lo que garantiza que la lengua se pueda usar.

¿Cuáles son los criterios para determinar si una lengua es amenazada? ¿Si tiene pocos hablantes o si sólo tiene tradición oral?

Los muestran los mismos hablantes, tú puedes tener un gobierno hostil en contra pero si la gente no deja de hablar la lengua… En este sentido, aunque Franco ya se preocupó de amenazar la lengua catalana y pueda parecer una paradoja, no estaba amenazada porque todavía quedaban monolingües. Por otro lado, la inmensa mayoría de lenguas son orales, esto no es una amenaza. Los criterios son la reducción del número de hablantes, que sea una lengua que usa la gente mayor y la gente joven la sustituya…

¿Como el gallego?

También es una lengua amenazada. En el gallego sí que ha habido un cambio en los últimos años, antes se hablaba mucho más, y ahora es una lengua más de la ciudad que no los pueblos. Todos tenemos la fijación de la situación del catalán hace 40 años y desde entonces hasta ahora los porcentajes no hacen más que bajar, ahora estamos en un 36% de uso habitual, esto es una lengua en proceso de extinción. Es como el caso de Andorra, hicimos una jornada el 2000 o 2001, recuerdo que una chica había hecho un estudio sobre el uso del catalán y salía una cifra cercana al 45%. En 2009 el ministro de cultura dijo que el uso ya estaba al 29%.

Y eso que es la única lengua oficial de Andorra…

Por eso digo que la oficialidad es un engaño, y ahora se están acercando al 20%. Ésta es una lengua en proceso de extinción.

¿De quién es culpa?

Seguramente, en buena parte la culpa es de haber tenido demasiada fe en la política lingüística, en muchos casos ha habido esa sensación que como la política ya se ocupaba no era necesario que nos ocupáramos nosotros. La única remontada clara del catalán se produjo en los primeros años 80, cuando la gente tuvo conciencia de que se podía recuperar, fue un cambio muy ligado a la enseñanza, ahora puede haber más recursos y no tiene este efecto, es la gente la que puede cambiar estas cosas. Creo que se debería haber establecido que la lengua es responsabilidad de todos y no sólo de la dirección general y que los hablantes podemos cambiar la situación al margen de lo que diga la política lingüística.

¿Todo depende de la gente?

La gente es la que habla la lengua, Frédéric Mistral decía que, cuando un pueblo es esclavizado, si conserva la lengua es como si tuviera la llave de la prisión, depende de nosotros, y estamos pagando la cobardía de muchos años de una política lingüística que nos ha generado un espejismo al crear más problemas de los que ha resuelto.

El Estado español tampoco ha hecho nada para ayudar al catalán.

De todos modos, a esto sí que nos podíamos haber opuesto y en cambio hemos ido cediendo. Yo siempre decía que Pujol en algún momento se debía preguntar qué había hecho mal, ahora que sabemos lo que sabemos creo que le era absolutamente igual, la lengua le era indiferente y así nos ha ido.

Parece como si, atendiendo a la historia, se necesitase estar en situación límite o opresiva para tomar conciencia y reaccionar.

No tiene por qué ser así, a ver, si Franco hubiera llegado antes el catalán seguramente ahora ya habría desaparecido. Uno de los misterios es que la escuela nunca ha servido para salvar ninguna lengua pero sirve para exterminarlas en todo el mundo. La gente se fija mucho en la enseñanza a la hora de la revitalización de las lenguas, hay un caso dramático que es Alaska, y lo explica el lingüista Michael Krauss, que dice que las lenguas con menos de un millón de hablantes desaparecerán durante el siglo XXI. Él fue a trabajar en Alaska y vio que la lengua propia de allí se transmitía pero en la escuela se usaba el inglés, crearon materiales y consiguieron que la escuela les enseñara la lengua y las familias decidieron que como ya les enseñaban la lengua en la escuela, les hablarían en casa en inglés y ahora la lengua está amenazada. Creo que la inmersión era necesaria para aprender la lengua pero si todo lo que se invirtió en la inmersión se hubiera invertido en el esparcimiento y el deporte, en el ocio, seguramente ahora no estaríamos como estamos, de esta manera habría conseguido el uso y después la escritura es otra cosa, que la gente viviera en catalán, esto se podía haber hecho.

Además, los catalanohablantes acostumbramos a cambiar de lengua cuando hablamos con alguien que tiene el castellano como lengua materna, aunque entienda y hable también el catalán, al revés no pasa tanto. Como si nos diera vergüenza.

Esto es letal, es el comportamiento típico de hablantes de lenguas minoritarias, no sólo el catalán, está descrito en el guaraní y en las lenguas que quieras, esto debe cambiar.

Primero debemos ser los ciudadanos quienes presionamos para impulsar el cambio de chip en las políticas lingüísticas.

Si no lo hacemos así no saldremos adelante.

Pero cuando surgen ataques contra la inmersión, excepto el PP y C’s sí hay un frente común a favor del catalán.

Creo que la lengua no les preocupa tanto, es muy fácil hacer el consenso pero luego hay que vigilar que se cumpla la ley, sí se declara la lengua vehicular es necesario que funcione como tal, hay gente que hace la clase en castellano, es la parte difícil que no hace nadie. No creo en las leyes, tenemos que espabilar nosotros.

¿Es pesimista u optimista sobre la posibilidad de que la situación mejore en el futuro?

Para mí no es una cuestión de un estado de ánimo, son unos datos. Si las cosas no cambian mucho al catalán le quedan pocos años.

¿Cuántos?

Depende, en Twitter leí que en una entrevista al Modest Prats hacía referencia a aquel chiste que decía que le quedaban 50 años, en realidad esto lo dijeron Rossich y Rafanell, pero ellos no decían que el catalán moriría al cabo de 50 años sino que el proceso de sustitución culminaría dentro de unos 50 años. Esto no quiere decir que el catalán desaparezca, sencillamente lo que dijeron es que al cabo de 50 años lo que pasaría es que los últimos que habían tenido el catalán como primera lengua usarían el castellano para dirigirse a los hijos. Lo que dijeron ha coincidido claramente con un cambio de comportamiento lingüístico entre generaciones, en la franja de los nacidos entre 1973 y 1983 es en la que se ve este cambio de comportamiento lingüístico hacia el castellano: los nacidos en esta franja transmiten el catalán a sus hijos, sus hijos todavía lo transmiten pero la tercera generación ya no. De momento, no encuentro nada que me lo desmienta, claro que es hacer futurismo pero las cifras cuadran y tal como va la cosa… Si te encuentras como en la Cataluña norte, donde ya nadie transmite el catalán, ¿cómo tienes que actuar? ¿Como un extraterrestre y hacer algo que no hace nadie? No, acabahaciendo lo mismo que todos. El problema es que tanto CiU como ERC no se implican lo suficiente en la lengua y deberíamos aprovechar el momento de ilusión política como el actual, no sé si llegarán otros similares. Pese a todo creo que saldremos adelante.

Compartir

12 comentarios en “Carme Junyent: “El catalán está en proceso de extinción pero saldrá adelante””

  1. euskaldun bat dice:

    Yo soy vasco y euskaldun (vascohablante). El problema que tiene el catalán (y que es tabú mencionarlo) es que es una lengua básicamente idéntica al castellano. Lo mismo se puede decir del portugués e italiano. He visto personalmente el caso de varios italianos y brasileños que tras un par de semanas en España hablaban castellano de forma muy digna y, lo queramos o no, en cataluña el castellano se aprende solo, siendo suficiente oír un ratito al día la televisión. Ídem con el catalán, que cualquier castellanohablante de inteligencia media CON UN POCO DE INTERÉS puede aprender en pocas semanas. Con el euskera esto no ocurre, ya que la distancia lingüística entre algunas variedades del dialecto vizcaíno y del suletino puede ser tan grande como la distancia entre castellano y francés. Por otro lado, aprender euskera desde cero requiere no menos de dos años a tiempo completo. Resumiendo: la similitud entre castellano y catalán es una ventaja para aprender el catalán, pero es también el punto débil, ya que dos idiomas tan próximos no pueden coexistir fácilmente y siempre se tenderá a uno u otro. Por ejemplo, en Alemania se tiene a hablar hochdeutsch mientras que en Suiza se tiende a hablar Schwiizerdütsch. Agur bero bat!

  2. Suso dice:

    “El catalán está en proceso de extinción pero saldrá adelante”. Cómo puede afirmar tal barbaridad esta señora. El catalán es una lengua viva. Si Franco no pudo con ella ¿va a extinguirse en una democracia, aunque ésta se de pacotilla?. Que dejen el victimismo de una vez

  3. domingo mesa dice:

    en peligro de extinción está el español-castellano, en cataluña, acaso vd., no sale a la calle y ve todo rotulado en catalán y eso que según la constitución española dice que tanto el catalán como el castellano son lenguas oficiales en esa cc.aa., si es asi por que no se rotula todo en ambas lenguas.

    1. Carles dice:

      Decir que el castellano está en peligro de extinción en Catalunya es la típica falsedad de manual propia del escenario que dibujan los medios nacionalistas españoles intoxicadores y que sólo los ignorantes se creen. Si te has leído la ley, en ningún momento dice que en Catalunya esté prohibido rotular en castellano, lo que establece es que hay que rotular ALMENOS en catalán, es decir, que se puede rotular en castellano siempre que TAMBIÉN se rotule en catalán. Por otro lado, lógico que esté rotulado en catalán. ¿Dónde se rotulará en catalán si no es en Catalunya? ¿En Extremadura, Asturias, Albacete?

      Me apuesto a que no vives en Catalunya (y dudo mucho que hayas estado allí muchas veces), en caso contrario no dirías una barbaridad de este tipo. Pero si quieres, para apoyar tu acusación, te pido que me hagas una lista de comercios catalanes multados por haber rotulado en castellano, con el nombre del comercio y de la calle. Más que nada para que quedes bien retratado. Nada como la realidad para arruinar la comodidad y la cobardía del prejuicio.

      Por otro lado, en España, la única imposición que existe es la del castellano, tal y como establece la Constitución: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Habla del castellano, no del español. Por cierto, en el artículo 3.3 se establece que “la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”. Papel mojado, puesto que el Estado no hace nada para proteger y respetar el catalán, el euskera o el gallego. Para empezar no estaría mal dejar de posicionarse en contra a su oficialidad en Europa.

      Aprovechando la ocasión, le paso un largo listado de normas que establecen el uso obligatorio del castellano en España:

      https://ca.wikipedia.org/wiki/Llista_de_normes_que_estableixen_l%27%C3%BAs_obligatori_del_castell%C3%A0_a_l%27Espanya_contempor%C3%A0nia

      También aprovecho para recomendarle la lectura de Juan Carlos Moreno Cabrera, catedrático de lingüística MADRILEÑO con 30 años de experiencia y reputación en su sector y más de 20 libros que desmonta los ridículos y previsibles argumentos del nacionalismo español imperialista:

      http://www.grijalvo.com/Juan_Carlos_Moreno_Cabrera/El_nacionalismo_linguistico_es.htm

      http://revistarambla.com/solo-existe-el-nacionalismo-espanol-que-niega-las-otras-naciones-y-sus-lenguas-propias/

      Finalmente, le recuerdo que Catalunya es una nación. Las CCAA son una invención meramente administrativa de 1978.

      A ver cómo rebate todo eso usted.

      Un saludo

  4. jose mesa mesa dice:

    En fin, yo he ido muchas veces a Cataluña y ya la policía municipal ni me contesta en español cuando le pregunto algo. Si les digo que no entiendo el catalán pues da igual, vuelven con el catalán. Si fuera extranjero seguro que harían un esfuerzo.
    Después de reprimir el catalán ahora le toca al español, eso es lo que hay, esa es la realidad. El maldito nacionalismo, tan cateto y sentimentaloide recorre Europa y no sólo. Será el destino de los tiempos.
    Tengo amigos catalanes en Barcelona que conocí en la mili en Madrid y también están horrorizados por toda esa deriva fanática. Por favor que no se crean que somos todos tontos. Entiendo el catalán porque sé italiano y un poco de francés y la verdad es que me resulta bastante fácil. El problema no es ese, al menos para mí, es que las televisiones oficiales son todas en catalán. Lo mismo está sucediendo en las baleares y en la comunidad valenciana. No digan que no hay propaganda pan-catalanista. Hace un par de años las películas en Baleares se ponían en Español, en la tele, y ahora sólo en catalán. No podían al menos subtitularlas? Será el pago a MES en Baleares. En un cine con V.O.S pusieron en Mallorca una película catalana y sin subtítulos en español, porqué? La encargada me dijo que las enviaban desde barcelona con esa condición, que no fueran subtituladas. Me salí del cine y me dejaron ver otra. Muy deprimente.
    En fin el nacionalismo va adelante con su discurso cateto y excluyente. No les quepa duda que los Erasmus que van a estos sitios catalanohablantes buscan, además de fiestas, aprender español. Supongo que no se enterarán de nada de lo que pasa.
    Cómo se puede decir que se habla más español que catalán en Cataluña si los niños se ven forzados a aprender en catalán y en las universidades también. En qué idioma se hacen los exámenes para entrar en la administración catalana, quizá en español?
    Entiendo el victimismo de los pueblos con otras lenguas que fueron perseguidas con el franquismo pero ahora no es así, ahora se da lo contrario.
    Se protegen en unas lenguas que pueden usar y desarrollar a placer para esconder lo que se esconde debajo del nacionalismo, la avaricia. Convergencia no se habría pasado al independentismo si no hubiera sido por el dinero, el famoso pacto fiscal. Son la burguesía conservadora y corrupta, el PP catalán, y sin embargo sigue apoyado por todos los nacionalistas.. Ahora gobierna con una parte de la izquierda con un nombre común, en listas comunes y al parecer a los catalanes les parece de lo más normal. En fin, con su pan se lo coman. Sólo una cosa más: si un maestro andaluz quiere ganar la plaza en Cataluña tiene que saber perfectamente catalán porque el examen será en ese idioma. Conocí a un chico que había ganado la plaza en Sevilla pero sólo quería pasar dos años en Sevilla para poder aspirar a volver a Cataluña en los traslaados. Además se podían presentar en cuantas comunidades quisieran, a ver si sonaba la flauta. Es decir, como no había ningún impedimento comparable al catalán, más catalanes ganaban plazas del estado que correspondían a Andalucía. Así nos luce el pelo y encima tenemos que llevar en la chepa el título de nacionalistas españoles y yo aborrezco todos los nacionalismos, el franquista el primero, pero no crean que ustedes son muy demócratas al apartar a parte de la población. Se están convirtiendo en una especie de franquistas a la inversa.

    1. Marc dice:

      Menuda sarta de mentidas, eres un auténtico HDLGP, engañando a la gente y propagando el odio a mi tierra.

    2. Carles dice:

      Realmente cuando uno ve la sarta de mentiras, falsedades y barbaridades como la que cuenta usted se da cuenta de hasta qué punto el establishment nacionalcatolicista-monárquico-catalanófobo ha dado no sólo réditos políticos en España sino que ha servido para construir un discurso oficial respaldado por los medios que nada tiene que ver con la realidad. Vamos a retratarle punto a punto para ver hasta qué punto su texto es miserable:

      1.- “La policia municipal ya ni me contesta en castellano”. ¿Puede indicar con cuántos agentes le ha sucedido esto y su nombre? Porque soltar esta tontería tiene tanta credibilidad como decir que yo he visto elefantes volando. Ninguna.

      2.- “Las televisiones oficiales son todas en catalán”. Que yo sepa, en Catalunya sólo hay TV3, 8TV y BTV. Sólo faltaría que no fueran en catalán pero pese a ello siempre que en alguna noticia sale el testimonio de una persona castellanohablante, pues se expresa en castellano y no hay ningún problema.

      3.- Ya que habla del cine, le diré que si tanto le escandaliza una película en catalán, sepa que no llegan ni al 3% de la cartelera. Es decir, que como catalanohablantes no tenemos derecho a ver películas en nuestro idioma materno

      4.- “Los niños se ven forzados a aprender catalán y en las universidades también”. Le recuerdo, por si no lo sabe, que el catalán es la lengua propia de Catalunya y que tiene mil años de antigüedad (las Homilías de Organyà le deben sonar a chino). ¿Cómo se puede ser tan miserable para decir que a uno le fuerzan a hablar su idioma materno? Es tan absurdo como decir que a los niños de Extremadura/Albacete/Madrid se les fuerza a hablar castellano. Lo que pasa es que a usted le gustaría que fuera como antes, cuando el castellano (lengua que se impuso por las armas en Catalunya) era la única lengua de España porque se imponía. Imposición que refuerza el artículo 3 de la Constitución cuando dice “todo español tiene obligación de saberlo”. Ah, y que sepa que hay más universidades de fuera de España donde se puede aprender catalán que dentro de España. Eso sí es vergonzoso y responde a la concepción monolingüe y monocultural clásica de España.

      5.- Sólo el 12% de la sentencias en Catalunya se redactan en catalán. ¿Es eso justo? ¿Dónde está el derecho de los catalanohablantes a ser atendidos por la administración de justicia en su lengua materna?
      6.- Atreverse a comparar el franquismo con la situación política catalana es, no sólo propio de ignorantes históricos (atrévase a decirlo esto en alguna universidad extranjera) sino totalmente falso. Si cree que puede equiparar las muertes, ejecuciones/fusilamientos después de juicios sin garantías, censura, autarquía, encarcelamientos, prohibiciones, empobrecimiento social y cultural… con la Catalunya actual es que usted vive en una realidad paralela enajenada que no tiene ninguna credibilidad.

      Le diré lo que le sucede a usted: aunque no lo sepa, es un nacionalista español (es decir, un franquista sociológico), porque el único nacionalismo realmente existente y peligroso (el que usted tiene dentro sin saberlo o admitirlo) es el español, un nacionalismo imperialista (de un imperio que ya no existe) basado en la imposición excluyente y totalitarista de una sola nación (la castellana), una sola lengua (la castellana), una sola bandera (la rojigualda), un solo himno (el español), una sola patria (española), una sola manera de ver las cosas…y de la falsa superioridad moral y legal de todo ello. . “Castilla miserable, ayer dominadora;
      envuelta en sus harapos, desprecia cuanto ignora”, dijo hace un siglo Machado, que también dijo que “en España, de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa”. Una nación, una lengua, un himno, una bandera que concibe como los únicos obligatorios y válidos, que concibe la diferencia como una amenaza en vez de una riqueza, que niega la existencia de otras lenguas y naciones dentro del Estado, a las que considera regionalismo folklórico y provinciano, odiado por cuestionar el nacionalismo español hegemónico.

      El independentismo no es más que una reacción/consecuencia lógica y natural a años y años de todo un conjunto de discriminaciones y agravios injustificados y constantes que, más allá de menoscabar la dignidad/sentimiento/identidad catalanas, pone en peligro la viabilidad e la economía, cultura y sociedad catalanas. Todo empezó en 2006 con un TC que cercenó el Estatut (después que Rajoy y el PP se recorrieran toda España para recoger firmas en contra, algo muy democrático y cívico) y luego vino el efecto dominó: un TC negando que Catalunya es nación y anulando sistemáticamente las leyes del Parlament (la de la paridad, el decreto de pobreza energética, la de las superficies comerciales, la del fracking…), el expolio fiscal, el intento de españolizar los alumnos catalanes (intentando cuestionar el modelo de immersión), el déficit crónico en infraestructuras (Quart Cinturó, tramo de Vallirana…), la gestión de Renfe, la oposición al corredor mediterráneo, el intento de perpetrar el trasvase del Ebro, los papeles de Salamanca (todavía no han sido todos devueltos), déficit de inversiones, las comparaciones con el nazismo, el boicot al cava y a productos catalanes, la oposición a que el catalán sea oficial en la Unión Europea, la inhabilitación del juez Vidal, el intento de la fiscalía de encarcelar Mas, Homs o Forcadell por poner las urnas en el 9-N, la negativa del Estado español a condenar y juzgar el franquismo y la monarquía derivada de ella, a cambiar una Constitución y un régimen del 78 que son la continuación de las leyes del franquismo y que hunde sus raices en ella y un largo etcétera que cada día se va ampliando. Ante ello, la legitimidad del independentismo como ideología democrática y pacífica que aspira a tener todas la competencias propias de un Estado (artículo 149 CE).

      Su problema y el de muchos nacionalistas españoles, es que piensan que todo el que no es españolista (lo normal, el orden natural de las cosas y lo hegemónico según ustedes) es nacionalista y radical. El problema de gente como usted es que piensa que su nación, su patria, su lengua, su himno, su bandera, su manera de ver las cosas es jerárquicamente superior a la nación, lengua, himno, bandera catalana, euskera o gallega. El problema es que vuestro nacionalismo español es profundamente antidemocrático y no lo saben o no lo admiten.

    3. Carles dice:

      Complemento mi reflexión argumentada y razonada (contra su discurso rancio y falso) con una entrevista a Juan Carlos Moreno Cabrera, catedrático de lingüística MADRILEÑO con 30 años de experiencia en la materia, una veintena de libros y cierto prestigio en su sector, que no verá en ningún medio “oficial” y que deja en evidencia las miserias del nacionalismo español imperialista y antidemócrata que se disfraza de constitucionalismo patriota:

      El catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid Juan Carlos Moreno Cabrera ha publicado un libro, “El nacionalismo lingüístico” (Península), con una tesis profundamente provocadora: que el único nacionalismo lingüístico que existe en el Estado es el español. Y que es muy agresivo, como explica en esta entrevista con eldebat.cat.

      – ¿En qué consiste el nacionalismo lingüístico?

      – La idea de que se suele tener en España es que el nacionalismo, lingüístico y en general, son las reivindicaciones de una serie de regiones que se han empeñado, de forma obsesiva y exagerada, que se reconozca su lengua y su cultura. Para que muchos consideran que esta lengua y esta cultura están ya reconocidas en la Constitución y que, por lo tanto, toda esta insistencia corresponde a un deseo de diferenciarse que va en contra de la sociedad de la globalización.

      – Pero usted, en cambio, sostiene que hay un nacionalismo lingüístico por parte española.

      – Al titular así mi libro, seguro que mucha gente lo ha leído con la intención de reafirmar sus ideas. Para ellos, la lectura del libro puede resultar insoportable, porque se pone de manifiesto una cosa que está oculta, que es el nacionalismo de Estado. Que no se reconoce como tal porque se parte de la falacia de que, una vez establecido el Estado, en este caso, el español, se produce una superación de todas las diferencias étnicas e identitarias. En el libro demuestro que eso es completamente falso. No sólo el Estado no ha trascendido la cuestión nacional, sino que se basa en una nación, una cultura y una lengua concreta, que sigue siente la lengua castellana.

      – Así, ¿cuál de las dos partes da más muestras de nacionalismo?

      – Es que, según mi definición de nacionalismo lingüístico, no existen ni el nacionalismo lingüístico catalán, ni el vasco ni el gallego. ¿Por qué? El principal rasgo definitorio del nacionalismo lingüístico es considerar que la lengua propia es superior a las otras. Cosa que no tiene sentido con razones estrictamente lingüísticas. Esta idea, que procede de Menéndez Pidal, existe en el nacionalismo castellanista. Pero yo no la veo ni en el llamado nacionalismo catalán, ni en el vasco, ni en el gallego. Yo no veo a nadie que diga que el catalán es superior al castellano lingüísticamente.

      – Cosa que sí hace el nacionalismo español, según su libro.

      – El segundo rasgo definitorio es que, como mi lengua es superior, estoy haciendo un favor a los otros si se la impongo. Tampoco veo eso en el llamado nacionalismo catalán. Los catalanes no pretenden que se hable catalán en Málaga o en Castilla-La Mancha. Yo no sé de ningún catalanista que defienda eso. En cambio, los castellanistas sí que defienden que el castellano sea dominante en Cataluña, que sea su lengua principal. Aunque lo disfrazan al hablar de “lengua de comunicación” o “lengua de encuentro”. De mi libro se deduce que, si aplicamos estos criterios, no existe el nacionalismo lingüístico catalán, vasco ni gallego. Mucha gente me ha echado en cara que no critico la “imposición del catalán”. Pero, ¿qué imposición? Si yo digo que en Castilla se hable castellano, ¿eso es una imposición? Por tanto, si los catalanes dicen que el catalán tiene que ser la lengua predominante en Cataluña, ¿eso es una imposición?

      – Pero los nacionalistas españoles no suelen decir abiertamente que el castellano debe ser la lengua dominante. Lo que hacen es argumentar los derechos individuales de los hablantes.

      – Se habla de derechos individuales, pero las lenguas existen dentro de de una comunidad lingüística, no se trata de individuos aislados. Si yo me voy a Alemana, puedo tener todo el derecho del mundo a hablar castellano, pero tengo que hablar alemán. Porque me estoy integrando en un colectivo con unas relaciones lingüísticas donde predomina el alemán. Hablar de derechos individuales en cuestiones lingüísticas no tiene sentido. Y cuando critican que el catalán comience a adquirir predominio en ciertos ámbitos, lo hacen porque eso conlleva la pérdida del predominio absoluto, en estos mismos ámbitos, del castellano. Cuando critican eso, aunque no lo digan abiertamente, están poniendo de manifiesto que lo que temen los castellanistas no es que el castellano desaparezca de Cataluña, como dicen ellos. A nadie con dos dedos de frente se le ocurre que el castellano pueda desaparecer de Cataluña, es una estupidez pensarlo. En realidad, lo que expresan es su temor a que el castellano pierda el predominio absoluto en Cataluña.

      – En cambio, sí que hay estudiosos que afirman que el catalán corre cierto peligro de extinción.

      – Depende de con qué otras lenguas lo compares. Si comparamos el catalán con el aragonés, pues no está en peligro de extinción. Pero el catalán se compara con otras lenguas de su nivel demográfico. El catalán es una lengua europea muy importante desde del punto de vista demográfico y no está en peligro de extinción. Ahora bien, en los Países Catalanes el catalán no es la lengua dominante, eso está claro. Y hay muchos terrenos en los que no logra hacerse con este dominio. Por dominio no debemos entender nada negativo, sino que sea la lengua de uso habitual, la lengua por defecto. Cosa que sería lógica. Cuando se convive con una lengua poderosa desde el punto de vista demográfico, económico y político como es el castellano, los avances son muy difíciles. Nunca se puede decir que el catalán esté fuera de peligro, precisamente porque convive con el castellano.

      – Por este mismo motivo, ¿son apropiadas las medidas de fomento de la lengua tales como la inmersión lingüística?

      – La única inmersión lingüística que conozco es la del castellano. En Cataluña no hay inmersión lingüística. Si en Cataluña se usa el catalán en la escuela, eso me parece normal. ¿Diríamos que enseñar en castellano en Madrid es inmersión lingüística? Yo no lo diría. Por inmersión entendemos lo que ocurre cuando una lengua oficial no es la lengua de la población y se obliga a usar esta lengua en la escuela, cosa que pasa en muchos países del mundo. En Nigeria, la lengua de la escuela es el inglés, y cualquier niño que se quiera escolarizar tiene que aprender inglés. Que no lo habla ni él ni nadie de su familia. Porque el inglés, y ésta es la cuestión, no es una lengua de Nigeria, es una lengua impuesta por las potencias coloniales. Pero el catalán no es una lengua impuesta por las potencias coloniales, es la lengua propia de Cataluña.

      – Usted, en su libro, diferencia entre bilingüismo aditivo y sustitutivo. ¿Cuál es el caso en Cataluña?

      – El bilingüismo que se dice promover desde el centro es teóricamente aditivo. Es decir, que yo añado mi lengua a la autóctona y ambas conviven. Pero en el 90% de los casos, en realidad, es un bilingüismo sustitutivo, en que se pretende que la lengua nueva acabe sustituyendo a la autóctona. Si a un niño catalán se le educa en castellano, porque hay muchos más libros, más programas de TV, más oportunidades, lo que se propicia es que el niño diga: “Ah, yo hablo en catalán con mi familia, pero a mí lo que me interesa es el castellano, porque me da más posibilidades”. Precisamente por eso, el castellano no se habría de enseñar en las escuelas de Cataluña. Ya sé que es duro decirlo, que mucha gente me criticará por eso, pero es así. En estos momentos hay una situación de desequilibrio muy fuerte en favor del castellano. ¿Cómo la corregimos? ¿Apoyando por igual las dos lenguas? Entonces se mantendrá el desequilibrio. La única solución es apoyar la lengua autóctona, la lengua propia, mucho más que la otra. Cae por su propio peso.

      – Pero buena parte de la opinión pública española tiene la percepción contraria, que el castellano es una lengua de segunda en Cataluña y que está perseguido.

      – Es que debería ser de segunda, claro que sí. Por las razones que ya he dado. Exactamente igual que el catalán es una lengua de segunda en Castilla. En Madrid, si es que existe, el catalán es una lengua de segunda o de tercera. Y eso, a todo el mundo le parece muy bien. Que el castellano sea una lengua de segunda en Cataluña, a mí no me parecería mal. Pero el caso es que no lo es, que sigue siendo dominante en muchos ámbitos. La idea de que el castellano se ha perseguido en Cataluña es una manipulación ideológica. Quien ha ido a Cataluña sabe que eso no es así, pero el que no ha ido se lo acaba creyendo. Los mismos argumentos sobra esta ‘persecución’ del castellano no se aplican, por ejemplo, en el caso de Puerto Rico. ¿Qué ocurre cuando se choca con un nacionalismo lingüístico más poderoso que el propio, como es el caso del inglés? Que, entonces, el ideólogo del nacionalismo lingüístico de la lengua menos poderosa pasa a utilizar los mismos argumentos de autoconciencia lingüística que usan los que defienden las lenguas periféricas. Sin embargo, en tal caso, ya no les parecen argumentos nacionalistas. Cuando yo defiendo el castellano en Puerto Rico, amenazado por el inglés, no soy nacionalista; cuando los catalanes hacen eso mismo, entonces sí que se les considera nacionalistas.

      – También se suelen invocar razones de mercado o ‘darwinistas’, como dice usted, para justificar el predominio de una determinada lengua.

      – El nuevo discurso del nacionalismo se basa en criterios economicistas. Se dice que hay lenguas que tienen un gran mercado y que otras lo tienen pequeño. Eso significa emplear criterios de la globalización capitalista, de verlo todo como mercados, productos y clientes. Así es como funciona la economía, pero lo que no se puede hacer es utilizar estos criterios economicistas en la cultura. Es como si en el Museo del Prado un cuadro hubiese sido visitado por 5.000 personas y otro, sólo por 50. Y dijésemos: “Destruyámoslo, o bajémoslo al sótano, que lo visita muy poca gente”. La cultura no es economía, es otra cosa.

      – ¿Por qué los escritores en catalán venden tan pocos libros en el resto del Estado?

      – España no ha asumido su carácter plurinacional. Si se hubiera hecho una política plurilingüística de veras, a los niños se les habría enseñado al menos a leer y entender las diversas lenguas del Estado. Así, un adulto escolarizado sería capaz de leer a Josep Pla sin traducir. Y un autor catalán podría vender en su lengua en todo el Estado. Así, los autores catalanes no se plantearían escribir en castellano. Ahora, si un autor catalán, con toda lógica, quiere ser leído tanto como sea posible, acaba escribiendo en castellano. De esta manera, la presencia del catalán va desapareciendo, y sólo se lee en Cataluña. Y además, poca gente.

      – ¿Cómo ha sido recibido su libro en el resto del Estado?

      – Prácticamente todas las reseñas y entrevistas que he tenido han sido de Cataluña, Galicia o el País Vasco. En el resto del Estado, el libro casi no ha tenido ninguna incidencia. A la gente le gusta leer opiniones que refuercen las suyas, no opiniones totalmente contrarias.

  5. Carles dice:

    Otra entrevista a Juan Carlos Moreno Cabrera, también en Rambla:

    El catedrático de lingüística madrileño Juan Carlos Moreno Cabrera desmonta los mitos del nacionalismo español y su falso sentimiento de superioridad legal y moral. Presentó la traducción en catalán de su último libro, “L’imperi de la llengua comuna”, en el Espai Contrabandos de Barcelona.

    El catedrático de lingüística madrileño Juan Carlos Moreno Cabrera desmonta los mitos del nacionalismo español y su falso sentimiento de superioridad legal y moral. Presentó la traducción en catalán de su último libro, “L’imperi de la llengua comuna”, en el Espai Contrabandos de Barcelona.

    altOasis en el desierto y excepción a la norma general del establishment españolista junto a Ramon Cotarelo o Suso de Toro. Juan Carlos Moreno Cabrera (Madrid, 1956), doctor en Filosofía y Letras y catedrático de Lingüística General de la Universidad Autónoma de Madrid, representa uno de los escasos pero contundentes azotes al nacionalismo español (que nunca se reconoce como tal), eso es, a la concepción excluyente de un Estado monolingüe y monocultural que se disfraza bajo conceptos aparentemente democráticos y tolerantes como “lengua común”, “lengua de encuentro” o “lengua universal”. Eufemismos, manipulaciones, mitos, tópicos y prejuicios que el profesor, con su espontaneidad y una experiencia de 30 años (plasmada en 16 libros), desmonta con la misma facilidad con la que cae un castillo de naipes.

    Autor de más de un centenar de artículos de tipología sintáctica, semántica y clasificación, situación y desaparición de las lenguas del mundo, ha sido miembro del Comité Científico del Informe sobre las Lenguas del Mundo llevado a cabo por la UNESCO y participó en el Proyecto EUROTYP (Tipología de las Lenguas de Europa) financiado por la European Science Foundation (1990-1994). Pasó fugazmente por el Espai Contrabandos de Barcelona para presentar la edición en catalán del libro “L’imperi de la llengua comuna” (Voliana Edicions) y su próxima obra se titulará “Cinco vocales para dominar el mundo”. Errores y horrores del nacionalismo lingüístico” (Txalaparta).

    Marxista convencido, todavía recuerda cómo el famoso artículo 2 de la Constitución española, el que consagra “la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”, fue llevado en moto por los militares del momento con la amenaza de que, si no se redactaba de manera literal, habría un golpe de Estado. Este año Moreno Cabrera recibió el Premio Internacional Ramon Llull. No lo busquen fuera de Catalunya, Euskadi o Galicia, porque difícilmente le encontrarán. Incomoda, por lo que intentan silenciarlo, pero él prosigue su lucha desde el rigor.

    Hace poco murió Antoni Badia i Margarit, un maestro de la lingüística catalana. ¿Cuál fue su contribución?

    Badia i Margarit es uno de los clásicos de la filología y un referente fundamental en los estudios filológicos. Lo conozco por su Gramática catalana en dos tomos.

    ¿En qué consiste el nacionalismo español, cuáles son sus mitos más habituales y hasta qué punto ha hecho daño la doctrina de Menéndez Pidal?

    En primer lugar, que el español es una lengua que se comprende fácilmente, es universal, y tiene una serie de características gramaticales que la hacen especialmente apta par esta función: las cinco vocales, un vocabulario básico, una sintaxis elemental, que es un elemento de cohesión social necesario para que la sociedad avance y que es una garantía de desarrollo económico y cultural, ya que si predominan otras lenguas este desarrollo será menor o será un retroceso, y finalmente que el español es una lengua de convivencia y retrocede, esta convivencia empeora.

    ¿Cómo se puede desmontar todo esto?

    Cuando te dicen por ejemplo que el español es la lengua en la que todos se entienden, claro, si tú una lengua la impones a una comunidad y obligas a que todo el mundo la entienda y aprenda, entonces, evidentemente, el español es una lengua que todos entienden. Pero lo cierto es que si hablamos de español en relación al catalán y al gallego, no tiene sentido decir que el castellano es la única que se entiende, porque igual que desde el gallego o desde el catalán se entiende el castellano también debería ser al revés, desde el castellano se debería entender el catalán o el gallego haciendo un pequeño esfuerzo. Si somos partidarios de la diversidad lingüística el hecho de que se nos hable en un idioma relacionado aunque no idéntico al castellano nos da la posibilidad de que, con un poco de esfuerzo, buena voluntad y espíritu abierto, el catalán y el gallego sean lenguas en las que se entiendan todos los ciudadanos del Estado español. Porque ésta no es una característica sólo del español, parece que el castellano es la única que entienden todos, es así porque se ha educado sólo en esta lengua y todo el mundo la entiende, pero no tendría por qué ser así, el catalán también podría ser entendido en todo el Estado español, no hay ningún problema, ¿por qué? Porque es una lengua romance, el euskera es distinto, pero el castellano, el catalán y el gallego se pueden entender. O sea, mi idea es que es igualmente válido el castellano para entenderse en Vigo que el gallego para entenderse en Madrid, exactamente igual, sin embargo nos han metido en la cabeza que sólo se entiende el castellano y que las demás lenguas no se entienden.

    ¿Hay que decir ‘español’ o ‘castellano’?

    Depende del sitio, en Catalunya es mejor decir ‘castellano’, ‘español’ se puede referir a la lengua, el español es frente al extranjero, al francés o al inglés y el castellano nos referimos dentro del estado español.

    Usted tituló un libro “La dignidad de las lenguas”. ¿El catalán, el gallego y el euskera se encuentran en una situación indigna actualmente en el Estado español?

    Sí, porque el Estado español nunca ha reconocido que es multinacional y multilingüe, en las instituciones fundamentales del Estado, el poder ejecutivo, el judicial y el legislativo, sólo hay una lengua, son instituciones absolutamente monolingües. En el Estado español no hay ningún reconocimiento de la diversidad lingüística de este Estado, por ejemplo en el Congreso no se puede utilizar otra lengua que no sea el castellano, lo cual es un absurdo y lesiona derechos lingüísticos porque muchos diputados que han sido votados por gente que tiene como lengua nativa una lengua distinta al castellano están ahí representándoles y no pueden usar esa lengua. Eso no sólo es antidemocrático sino injusto, una anomalía democrática y se produce porque el órgano judicial, el ejecutivo y el legislativo son absolutamente monolingües.

    Y cuando se empezó a escuchar en el Senado hubo pinganillos y burlas…

    Cuando se empezó a escuchar el euskera, el gallego y el catalán, el español monolingüístico dijo que no se entendía nada, que hacía falta traductores… ¿Por qué se necesitan traductores cuando alguien habla gallego en el Senado? ¿Porque el gallego no se entiende? Pues no, porque la mayor parte de sus señorías nunca se han preocupado del gallego, de aprender gallego, el problema no es del gallego sino de ellos, que son unos ignorantes o se hacen los ignorantes. Si un político, que se supone que es una persona con una cierta cultura y nivel, es incapaz de entender gallego y necesita un traductor, no vale para la política porque el político no es un indocumentado, está representando a los ciudadanos y si ese señor no conoce una lengua próxima a la suya ni siquiera la entiende, eso da una mala imagen de los políticos y es un disparate.

    ¿Cómo se puede explicar que en pleno siglo XXI todavía haya gente que crea que el catalán es un dialecto?

    Tradicionalmente, se dice que la lengua es superior al dialecto, entonces se dice que el castellano fue originariamente un dialecto pero luego se transformó en lengua, esto lo analizo en este libro y muestro que esta supuesta transformación que mantienen muchos españolistas no tiene ningún fundamento lingüístico. Los dialectos no se convierten en lenguas ni nada por el estilo, las lenguas sólo existen en dialecto, es decir, existen en variación, toda lengua tiene variación, para que una lengua viva se adapte tiene que tener variación, por eso no se habla catalán igual en Girona que en Valencia. Hay variaciones, esto significa que la lengua esta viva, que se adapta, que se usa. Todas las lenguas existen en formas de lenguas, las lenguas que no existen en forma de dialecto están muertas, como por ejemplo el latín clásico.

    Hábleme del concepto de “lengua propia”. El otro día en Twitter una chica dijo que este concepto no es científico.

    El concepto de lengua común y propia no son conceptos lingüísticos sino sociales, ahora bien, una característica del españolismo es que mantiene que el español es lengua común en el sentido de que es exclusiva, la única lengua en la que todos se pueden entender. Hay un sentido de exclusividad que es el que lleva al españolismo lingüístico a negar la condición de propias a las lenguas, el español es lengua común y ha convertido en impropias por decirlo así o no propias a las demás lenguas, que según ellos no sirven para la cohesión total ni la comunicación como el español, no son realmente comunes, piensan que como el catalán no es común en Catalunya porque hay gente que no lo habla, entonces el catalán no es común ni lengua propia. ¿Y por qué? No se quiere reconocer que es lengua propia por una razón muy sencilla, porque como no se reconoce la nación catalana, tampoco puede existir una lengua propia de la nación catalana. Este tipo de nacionalismo es negacionista, el nacionalismo español se basa en la idea de que otras comunidades no son naciones y por tanto, si no son naciones, no tienen derecho a decir que tienen lengua propia.

    En realidad tienen miedo a perder su hegemonía.

    Claro, cuando se dice que el español está perseguido en Catalunya en realidad no se está diciendo eso, en realidad se está diciendo que el español puede en algunos contextos estar perdiendo el campo que antes ocupaba exclusivamente. El catalán está adoptando estos ámbitos en los que antes no estaba presente, por cierto porque así lo desea el pueblo catalán. Que el catalán esté presente en la administración no es una imposición de un presidente catalán ultranacionalista sino que es una decisión democrática, que está presente es una decisión democrática del Parlament, representante del pueblo catalán. Evidentemente no todos los catalanes están de acuerdo pero la mayoría sí, y por eso el catalán es la lengua de educación, es la lengua oficial o preferente en la administración, no es porque lo haya impuesto ningún dictador nacionalista, esto lo ha impuesto el propio pueblo catalán. Entonces, los que son amigos de la democracia o dicen que lo son, como Ciutadans, lo primero que tienen que hacer es aceptar la democracia y convencer a los catalanes que no sea el catalán la lengua preferente sino el castellano. Pero tendrán que convencerles en el Parlament, y no usando el estado español, las leyes españolas y el TC para intentar invalidar decisiones propias del pueblo catalán a través del Parlament, que es la institución democrática del pueblo catalán.

    Para los españolistas la hegemonía del castellano en Catalunya es lo normal, lo que debería ser por tradición histórica…

    Claro, es la idea del españolismo lingüístico: la única forma que una comunidad progrese económica y culturalmente es usando el español porque es lengua universal, si uso una lengua local o particular esa comunidad se va a empobrecer y retroceder. Mucha gente lo cree, cree que es mejor hablar español porque es una lengua más universal que el catalán, esto es falso, es ideología pura, ¿el catalán no es universal? Si los catalanes quieren, lo será, de hecho lo es, ¿por qué no?

    El otro día un juez portavoz de la asociación Jueces para la Democracia decía que un catalán tiene todo el derecho a expresarse en catalán en un juicio pero que, en virtud de la cooficialidad, no puede pedir que el juez le hable en catalán porque sería una imposición, porque el juez puede no querer hablarle en catalán.

    Claro, pero es que eso es un reflejo de lo que he dicho antes: los poderes del Estado, el judicial, el ejecutivo y el legislativo, no reconocen que el Estado español sea multilingüe ni multinacional, para ellos es monolingüe y mononacional. Según ellos, los jueces no tienen por qué saber catalán porque representan el Estado españolista monolingüe pero sí tienen que saber castellano, porque esa institución del Estado, el poder judicial, es monolingüe y por tanto no acepta ninguna otra nación, como ya se demostró en la sentencia del TC del 2010, que establecía que no hay más nación que la española, que no hay más lengua que la española a nivel judicial, también en el ejército y la policía en el nivel ejecutivo y en el Congreso.

    De hecho, yo debería poder expresarme en catalán en un juzgado de Madrid o Extremadura porque el catalán es una de las lenguas del estado español, y éste ha de velar por ellas, tal y como se establece en la Constitución…

    Exactamente, y un alumno catalán tendría todo el derecho del mundo a que le examinaran en catalán en Madrid, si el Estado español reconociera que es un Estado multicultural, multinlingüístico y multinacional. Hace poco oí la noticia en televisión de un profesor que enseñaba lengua castellana en catalán y un inspector le decía que tenía que hacerlo en castellano. Y en las noticias de Madrid decían: “Un activista…” ¿Como que un activista? Es un señor que está explicando castellano en catalán porque todos sus alumnos hablan en catalán y por increíble que le parezca a los españolistas, se puede enseñar castellano en catalán sin ningún problema.

    La sensación es que en la lingüística, igual que en la política y el fútbol, todo el mundo mete baza y opina aunque no tenga el más mínimo conocimiento. ¿Por qué las disciplinas de letras, y entre ellas, la lingüística, se prestan a ello y se consideran no científicas y qué se puede hacer para combatirlo?

    Claro, todo el mundo habla alguna lengua o varias lenguas y como las habla, se siente autorizado a decir cómo son, cómo dejan de ser y cómo deberían ser, porque es un conocimiento del pueblo y todo el mundo tiene ideas sobre las lenguas, aunque algunas de ellas están equivocadas, son prejuicios. Los lingüistas, los académicos y filólogos deberían atacar estos prejuicios para que la gente deje de tenerlos y sin embargo muchos de ellos se aprovechan de estos prejuicios para convencer a la gente que el español es mejor que otra lengua.

    Usted que vive en Madrid, ¿puede confirmar el clima de hostilidad que hay en Madrid contra la lengua y la cultura catalanas? El marketing españolista hacia el pensamiento único es tan venenoso como eficaz, transmite la idea de que Catalunya es excluyente, abducida y xenófoba y la gente se lo cree.

    Sí, sí, especialmente cuando hablo de estas cosas, yo soy una persona muy espontánea y digo lo mismo aquí que allí y allí me acusan de ser nacionalista, pero no sé de qué nación.

    ¿Hasta qué punto se puede decir que la importancia del castellano en Catalunya es fruto de la imposición por las armas. Se vende en Madrid que el independentismo es una moda subvencionada por la Generalitat y adoctrinada por TV3…

    Sí, sí, claro, es una historia que tiene como mínimo 300 años, estamos hablando de 300 años de lucha contra el invasor.

    Otro problema es la confusión intencionada entre “nacionalismo” e “independentismo”, que nada tienen que ver…

    Nos lo han metido en la cabeza, es una dicotomía aceptada que hay partidos nacionalistas y otros no nacionalistas, por ejemplo para ellos el PP y el PSOE no son nacionalistas, UPyD y C’s no son nacionalistas y los demás lo son. Pues no, resulta que el PP, PSOE, C’s y UPyD son partidos españolistas, se ha visto cómo defienden la unidad de España, entendida como se entiende en la Constitución, es decir, sólo hay una nación española y las demás son variaciones regionales. Sí son partidos nacionalistas, el problema es que en la política hay partidos que se llaman a sí mismos nacionalistas como el PNB… ¿y los que no se llaman nacionalistas no lo son? Sí lo son, UPyD es un partido nacionalista español, el PSOE, no debería llamarse así sino Partido Español porque ni es socialista ni defiende los intereses de los obreros.

    Es el concepto de la falsa superioridad, su lengua es superior y encima te hacen un favor imponiéndotela…

    Para mí el nacionalista es el que piensa que su nación y su lengua es superior a las demás, la persona que defiende su lengua y su nación no es nacionalista, especialmente cuando está en una situación de inferioridad. Sólo existe el nacionalismo español porque, que yo sepa, sólo los españoles dicen que la lengua y la nación española son indiscutibles mientras que la catalana y la vasca son súper discutibles. Cuando yo digo que mi nación es la única indiscutible y la única verdadera eso es nacionalismo. Los catalanes no dicen que su nación sea la única verdadera, que su nación sea superior a la española ni que sea mejor, ni que el catalán se tenga que hablar en Castilla porque es una lengua mejor, ellos dicen que son una nación y eso lo niega el nacionalismo español. Creo firmemente que en España sólo existe el nacionalismo español.

    También hay el tema del vocabulario despectivo, con expresiones tan ruines como ‘separatista’, ‘polaco’, ‘catalufo’, ‘deriva soberanista’…

    La nación española es separatista porque la CE ha declarado que la nación catalana es ilegal e inconstitucional, los catalanes no han dicho que la nación española sea ilegal o inconstitucional, no han dicho nada de eso. ¿Quién es aquí el separatista? Que baje Dios y lo vea.

    La derecha se ha apropiado del ‘viva España’, y el otro problema es que parece que no se pueda ser español sin ser españolista, es decir, compaginar la legítima adhesión/identificación con España y la lengua y la patria española sin respetar los demás patriotismos y las demás lenguas y culturas del Estado.

    Pues yo soy un caso de estos y lo puedo decir, soy español y antiespañolista, yo no soy catalán, ni inglés, ni gallego. Yo soy español, mi lengua nativa es el español pero yo considero que el español no es superior al catalán, ya que en posibilidades, en derechos, en comunicación y en universalidad son exactamente iguales, no es mejor ni peor. Soy antiespañol del concepto de español que tienen los españolistas, pero como voy a ir contra mi lengua y contra qué soy yo, si yo soy español. Cuando yo digo que soy español y hablo español y no hablo catalán a todo el mundo le parece bien pero si un catalán dice que es catalán y no español y no habla español les parece separatista. Cuando un catalán pueda decir que no es español ni habla español sin que se le acuse de nacionalista, entonces estaremos en igualdad de condiciones.

    ¿Qué piensa de la absurda decisión de rebautizar el catalán de la Franja como LAPAO (Lengua aragonesa propia del área oriental)?

    Es lo mismo, es no reconocer. Otra de las ideas fundamentales del españolismo es que el español es homogéneo y todas las demás son lenguas divididas, fragmentadas: el euskera, el vasco, el catalán…dicen mejor la lengua homogénea que las demás, entonces hablan de LAPAO y LAPAPyP (Lengua Aragonesa Propia del Aragón Pirenaico.)…en vez de decir que hablan catalán. Se parte de la idea que el castellano no está fragmentado, pues sí señor, el castellano tiene más dialectos que el catalán, yo calculo que unos 80 pero tendrá más.

    ¿El problema del bilingüismo no es que siempre deriva en diglosia?

    Claro, por las circunstancias sociolingüístas porque si hay una lengua fuerte acaba derivando en diglosia.

    Hay estudios que indican que los cerebros bilingües son más sanos y retrasan los efectos del envejecimiento. ¿Los cerebros bilingües son más aptos?

    Eso es muy complicado porque entras en el terreno de la psicología, pero normalmente un cerebro, cuantos más conocimientos tiene, cuanto más abierto está al mundo, funciona mejor, porque está conectado con cosas. Una persona poco conectada con el exterior, con el mundo, desarrolla menos sus capacidades mentales que otra que está mucho más abierta porque conoce lenguas o más cosas.

    Wittgenstein dijo que “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”. ¿Está de acuerdo?

    No, porque yo puedo entender al que habla en otra lengua.

    ¿Las nuevas tecnologías hacen que escribamos peor que antes?

    Siempre se escribirá mal porque la escritura es una lengua artificial, no es una lengua natural, y entonces la lengua artificial no todo el mundo llega a dominarla, no todo el mundo tiene la misma destreza en la escritura que en el habla, que es natural.

    ¿Qué reacciones tienen sus alumnos al escuchar sus teorías, que tiene que chocar con toda una herencia recibida?

    Yo, como soy de lingüística teórica, doy introducción a la lingüística pero también doy una asignatura llamada ‘Multilingüísmo y lenguas en contacto’ en la que les encargo leer varios artículos, el primero es de 60 páginas en catalán.

    ¿Tienen prejuicios, se rebotan?

    Sí, pero en Madrid hay gente de todas las partes de España. Me encontré el caso de un alumno catalanohablante de Baleares que estaba en contra que pusiera el artículo en catalán, algún otro reaccionó dijo que el curso iría peor porque había algún articulo en catalán. Entonces les digo que no hace falta un gran esfuerzo y que hay herramientas por Internet, que si no conoces alguna palabra la encuentras. Cuando pongo artículos en inglés nadie se queja y no pongo este artículo en catalán porque sea en catalán sino porque es muy bueno y por los ejemplos de interferencia. Una vez un argentino protestó pero al terminar el curso me lo agradeció, al final lo entendió y le gustó mucho.

    ¿Ha conseguido convencer alguno de sus colegas?

    De estas cosas no se convence, yo creo que no.

    ¿No será que la mera supervivencia de la cultura y la lengua catalanas es una especie una mancha en el historial imperialista español, que todavía no ha digerido la derrota de 1898?

    Sí, porque hay una tradición de muchos intelectuales como Sánchez Albornoz, o Américo Castro que crearon una cultura del monolingüismo y monoculturalismo que no tolera bien ni conseguirá nunca vivir en armonía con las demás lenguas.

    ¿Cómo se puede remediar?

    Como no se puede remediar, de momento hay que denunciarlo.

  6. Llapis ;) dice:

    Hallan indicios de vida inteligente en una sección de comentarios.

    Y soy español, español, español…
    http://pascualserrano.net/es/noticias/soy-espanol-espanol-espanol/

  7. ramón sixto pérez sánchez dice:

    Que el catalán desaparezca o no es irrelevante y lo mismo puede aplicarse al resto de lenguas El latín y el griego clásico murieron a pesar de su perfección y de su acervo El tema es lo que hay y quienes detrás de las lenguas y los intereses creados Lógicamente un profesor de filología catalana lo considera algo prioritario En cualquier caso añadir que el panorama del catalán como lengua es de un perfil muy bajo Vivo en Cataluña, hablo y leo catalán y no veo ni literatura ni teatro ni ensayo con nivel en esta lengua y para más inri, el acervo de poetas y escritores tipo Gimferrer, Ferrater y otros, no casa con los propósitos de la casta que dirige el país

  8. jesús dice:

    Esta mujer lo fía todo al voluntarismo de los hablantes, fórmula usada hasta la saciedad en el País Vasco donde hemos llegado a la conclusión de que no sirve para nada sin otras medidas radicales. El poeta vasco Gabriel Aresti decía en uno de sus versos: El futuro del euskera no es un asunto que esté asegurado…, !algo mejor anda la lengua hebrea¡ Sin un estado propio cualquier lengua minoritaria asentada en un ámbito cultural ajeno, casi siempre hostil, tiene los días contados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *