Debate sobre el federalismo: reconocimiento, respeto y buen rollo

Escrito por: Alberto Martín* (CCS).

Publicado el

Categoría:

Buen rollo, reconocimiento mutuo y respeto por las diferencias. Son los tres elementos de la mecánica de las “3R” que propone el federalismo, la mejor solución para el conflicto entre España y Cataluña, a juicio de los profesores de la Universidad Autónoma de Barcelona Victoria Camps, Joan Botella y Francesc Trillas, presentes en Encuentros Complutense.

Camps, Botella y Trillas son los autores de Qué es el federalismo, en el que se argumenta cómo esta fórmula de gobierno con tradición secular en España e implantada en países con democracias avanzadas como Estados Unidos, Canadá, Alemania, Suiza o Bélgica, puede contribuir a solucionar una situación que a día de hoy solo depara enfrentamiento.

Los tres profesores de la Autónoma de Barcelona son miembros de Federalistes d´Esquerres, un movimiento surgido en 2012, como explicó Joan Botella, su actual presidente, para tratar de dar respuesta a dos movimientos: la política de centralización del gobierno de Rajoy y el movimiento separatista a favor de la independencia de Cataluña. “El fuerte proceso de centralización dio argumentos a los separatistas y estos dieron argumentos a la centralización”, resumió Botella, catedrático de Ciencias Políticas y Derecho Público. En ese contexto, “creemos importante que desde la izquierda, que no tenía ni voz ni discurso propio, surja un movimiento sin ataduras que defienda una vieja aspiración de las izquierdas españolas desde hace 150 años: el federalismo”.

De acuerdo con Joan Botella, el federalismo es un modelo que serviría para contribuir a la convivencia de “las Españas”, para respetar su pluralidad social, cultural e idiomática. Es cierto, señaló el presidente de Federalistes d´Esquerres, que el modelo autonómico español es muy parecido al federalismo que se aplica en otros países, pero su defecto, como describió Victoria Camps, es que ha propiciado relaciones bilaterales, entre Cataluña y estado, País Vasco y Estado… y no relaciones multilaterales, lo que ha propiciado enfrentamiento en lugar de cooperación, fraternidad, diálogo… Esa es, en el fondo, la gran aportación del federalismo: “el estar abiertos a resolver los problemas con voluntad de llegar a acuerdos entre gente que sabemos qué piensa de manera diferente”, observó Joan Botella.

¿Se puede materializar un proyecto federalista en España? A esto responde Victoria Camps, catedrática emérita de Filosofía Moral y Política: “Es muy complicado y hay muchos inconvenientes porque todas las partes se niegan a ceder soberanía. Además, el hecho de no tener un modelo lo hace más difícil, ya que el federalismo hay que ir construyéndolo sobre la marcha, no se puede aplicar lo que se ha hecho en otros lugares, porque son momentos, circunstancias u problemas diferentes”. Para Camps, la única manera de pasar por encima de estas complicaciones es, ante todo, “tener la voluntad de ser federalistas”. Sabe que el federalismo es menos sentimental que el nacionalismo, pero que los valores en los que se apoya no se deben dejar de lado: fraternidad, compasión, cohesión, diálogo, respeto, reconocimiento… “Estaríamos encantados de que hubiera federalistas de derechas, y nos extraña que se pueda ser de izquierdas sin ser federalista”, consideró Joan Botella.

Para el profesor de Economía Francesc Trillas, no hay que dejar de lado que tenemos un ejemplo de federalismo muy cercano a todos nosotros: la Unión Europea. A su juicio, el federalismo no debe ser una solución sólo para España sino una evolución más global: “Se trata de avanzar hacia formas de organización distintas a las tradicionales”. En ese sentido, el concepto de Estado-nación ha quedado obsoleto, así como el término soberanía. A su entender, la actual Europa y la que se pretende construir, pese a decepciones como el Brexit, ya es un proyecto democrático, federal y que representa los valores republicanos. “La solución o es Europa o no será”, concluyó Trillas, recordando que el federalismo “no es una panacea, pero sí creemos que es una forma de avanzar”.

*Alberto Martín, periodista, subdirector de Tribuna Complutense. Artículo del Centro de Colaboraciones Solidarias. Twitter: @TribunaComplu

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *