“Intento consumir más alcaloides y menos hidratos de carbono”

Escrito por: Alex Biescas Fotos: Francesc Sans

Publicado el

Categoría:

Codeína, cafeína, picadura de tabaco o los alucinógenos son algunas de las sustancias que consume a diario Jonathan Ott. De 64 años y nacido en Estados Unidos, éste etnobotánico, escritor y psiconauta apuesta por la experimentación personal con las drogas. Con más de 10 libros a sus espaldas repasamos algunos de los tabús que acompañan al consumo de drogas desde tiempos inmemoriales.

jonathan-ott002¿La mayoría de drogas no generan dependencia física?

Aun existiendo síntomas físicos lo que mantiene la adicción a las drogas es el placer que genera consumirlas. Éste fenómeno psicológico es la piedra angular del los problemas de habituación a las drogas. La memoria es selectiva y lo que hace es enfatizar los recuerdos positivos asociados al consumo y exagerar los malos recuerdos relacionados con la abstinencia.

¿Y con el cannabis?

El cannabis es una droga que no consumo, aún así fui usuario habitual durante algunos años. La dependencia que crea es puramente psicológica. Yo no lo podía tener en casa, pensaba constantemente en la marihuana. Y si no tenía, iba a casa de algún amigo a buscarla. Todo esto es un fenómeno psicológico.

¿Con todo el volumen de negocio que generan las drogas, porqué existe una prohibición?

A priori uno puede pensar que la prohibición no genera ingresos para los gobiernos ya que con las drogas legales, como el tabaco, ganan mucho dinero. Aunque la prohibición no surgió como un mecanismo para generar recursos, hoy lo hace, y mucho. La economía actual, de banca centralizada, está basada en un sistema de guerra permanente. La CIA es la que propicia la mayoría de las guerras en el mundo, muchas veces traficando con armas y drogas. La prohibición hace que la droga adquiera un valor mucho más alto que el coste de producción. Esto hace que la CIA pueda cambiar armas por drogas sin perder dinero, es decir, dar armas a campesinos sin recursos que tienen droga plantada, como en Afganistán o Centroamérica.

Empecemos por el principio… Supongo que es difícil datar cuando empieza el hombre a consumir drogas. ¿Tenemos algunos indicios?

Las drogas generan una sensación de placer muy primaria. Los mecanismos cerebrales que activan crean una segregación de sustancias placenteras, como al comer o al mantener relaciones sexuales. Se consume desde tiempos inmemoriales

Pero, ¿alguna pista tendremos?

Bueno en gran medida depende de la droga de la que hablemos. Por ejemplo el opio empezó a consumirse en Centroeuropa, lo que hoy es Suiza, hace unos 5 milenios. La cocaína, según estudios de arqueo botánica, podemos datarla unos mil años antes de Cristo. Aún así hay obras de arte s que apuntan hacia un consumo anterior.

¿Y los alucinógenos?

El alucinógeno más famoso, la Amanita Muscaria, se cree que empezó a consumirse hace 3 milenios. Aún así estudios lingüísticos afirman que hace 8 milenios ya se conocía ese hongo y sus propiedades. Más o menos igual, 8 milenios, el Peyote.

¿Hace 8 milenios consumían esas substancias se consumían de forma generalizada?

Siempre ha existido un control sobre las drogas lo que no implica prohibición ni jerarquización. Los primeros chamanes guiaban a sus compañeros desde una posición de igualdad. Las drogas eran el vínculo entro lo humano y lo divino y el chamán tan solo ejercía de guía.

¿Quién era el chamán?

No era una cuestión hereditaria en la mayoría de casos. Generalmente eran personas inteligentes pero con comportamientos extremos. El hombre solo ve un parte reducida del espectro electromagnético. Con muchas de estas sustancias psicoactivas el hombre es capaz de ampliar sus miras, de recibir más información. Esta sensación es gratificante y por eso había ciertos individuos que se especializaban en esta “disciplina”

Pero, ¿gozaría de privilegios?

Era un experto en acceso a estados alterados de la consciencia, no exclusivamente por el consumo de plantas u hongos. Poseían también técnicas para entrar en éxtasis

Y el chamanismo se torno religión…

Con el desarrollo de sociedades cada vez más numerosas y más modernas, jerarquizadas, empezaron a aparecer personas que se dedicaban a la administración no solo de la religión, también de los asuntos públicos. Al principio el embriagante chamánico, sea peyote o ayaguasca, era el sacramento.

¿Cómo la hostia católica?

Exactamente. La consagración católica no es más que una asimilación de estas prácticas milenarias. El sacramento placebo originalmente era como sobrevivió el uso de las drogas en una sociedad cada vez más compleja, más jerarquizada y más controlada.

¿Así que se apoderaron del negocio

?Los sacerdotes hebreos, chinos, egipcios… decidieron prohibir las sustancias psicoactivas. Antes ofrecían la experiencia a la gente y con la prohibición conseguían que la gente tuviera que recurrir a ellos para obtener la experiencia. Sustituyeron a las drogas cómo vínculo entre lo humano y lo divino, cobrando peaje.

¿Y en España?

Aquí se han perdió muchas pistas aunque siempre nos quedan indicadores. En castellano la palabra embelesar viene de Belesus que era un dios celta. Esta divinidad se asocia con una planta en concreto, el belenio, que contiene 2 sustancias psicoactivas muy potentes. En castellano tenemos una palabra para definir una sensación de éxtasis que deriva de una planta, es un fósil lingüístico.

¿Cuál es la droga más peligrosa?

Eso depende del uso que le da cada cual. A mí el cannabis no me fue bien pero en cambio consumo codeína a diario. Aún así existen muchos tabús. Probablemente mucha gente te dirá que es la heroína pese a ser una droga poco tóxica. Para morir por su consumo se requiere una dosis 10 veces superior a la que el consumidor está habituado. En el caso del éxtasis esta relación es tan solo de 1 a 3.

Compartir

1 comentario en ““Intento consumir más alcaloides y menos hidratos de carbono””

  1. Juan F. dice:

    Belesa es la planta, Belenus el dios celta, embelesar viene directamente de la planta narcótica belesa. Pese a este pequeño fallito, un artículo muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *