¿Qué pasará con los trabajadores de la cárcel Modelo?

Escrito por: Raquel Vilella.

Publicado el

Categoría:

Tras 113 años en funcionamiento, la histórica cárcel Modelo de Barcelona tiene los días contados. El consejero de Justicia, Carles Mundó, anunció que su clausura se produciría en junio de 2017, por lo tanto, sin la construcción de un nuevo centro de preventivos en la Zona Franca, prevista para 2025. Sin ninguna prisión de sustitución, cerrar la Modelo conlleva la redistribución de internos hacia el resto de centros penitenciarios.

Xavier Martínez

Brians 1, a 40 kilómetros de la ciudad, se convertirá en el nuevo centro de preventivos de Barcelona, albergando a los reclusos que estén a la espera de juicio o sentencia. Justicia debe llevar a cabo una operación logística que el mismo Mundó calificó de “puzzle”, para trasladar a los presos entre Brians 1, Brians 2, Mas d’Enric (el Catllar. Tarragona), la prisión de Ponent (Lleida), Lledoners (Sant Joan de Vilatorrada) y Quatre Camins (La Roca del Vallès).

El traslado no solo afecta a los internos y a sus familias, también cambiará la vida de todos los trabajadores de la Modelo. Después de semanas de negociaciones sobre las condiciones laborales de éstos, los sindicatos CCOO, CSIF y CATAC firmaron un pacto con el Departamento de Justicia para garantizar que ningún trabajador perdería su puesto. Sin embargo, los representantes de un cuarto sindicato, UGT, se negaron a firmar el acuerdo, que tildaron de “fraude que humilla a los trabajadores”.

Hablamos con Xavier Martínez, responsable de UGT-Presons, para que nos explique los motivos de su repulsa hacía el acuerdo de reubicación de profesionales.

La Modelo cierra sus puertas después de muchísimo tiempo de debate, sin embargo, lo hace sin cárcel de sustitución. ¿Por qué no se ha esperado hasta disponer de otro centro?

El consejero Mundó se quería colgar una medalla por ser el que ha conseguido cerrar la Modelo, un centro que lleva muchos años en funcionamiento. Desde el sindicato hemos hablado con él para abrirle los ojos y demostrarle la necesidad de un centro de sustitución. Ha sido inútil. Cuando existe voluntad política de actuar en detrimento de los derechos de los trabajadores se actúa sin contemplaciones. Los políticos han hecho sus equilibrios y han puesto en una balanza el número de perjudicados por el cierre de la Modelo. Con este cierre, 5.000 personas se ven perjudicadas mientras que 7 millones salen beneficiadas. No hay nada más que hablar. Quizás, en tres años, los ciudadanos verán un parque infantil donde antes había la Modelo, ya estarán satisfechos.

Tanto los funcionarios como los internos de la prisión Modelo se redistribuirán a otros centros penitenciarios de Cataluña. ¿Qué criterio se sigue para determinar dónde se trasladará a cada uno?

El criterio que se sigue con los internos tendría que ser por proximidad con sus familiares, aunque es decisión de la dirección general y los sindicatos no podemos influir en esto. Por lo que a la reubicación del personal se refiere, se sigue un criterio con el que la UGT está en completo desacuerdo y por ello no firmamos el pacto. Se basa en unos requisitos que no son transparentes y que benefician a una pequeña parte de los trabajadores. El acceso a un puesto de trabajo o el traslado a un centro concreto vienen determinados por unos baremos. Por ejemplo, se tiene en cuenta la formación de los trabajadores, una formación muy específica a la que no todos pueden acceder.

¿De qué formación estamos hablando?

Se valora mucho la formación en prevención de riesgos. Disponer o no de ésta puede acabar siendo determinante a la hora de acceder a un puesto u otro. Es una formación a la que no todo el mundo puede acceder debido a impedimentos por parte de la administración penitenciaria. Sin embargo, es muy accesible para determinados delegados de personal de los sindicatos que, casualmente, han firmado el acuerdo. Los sindicatos CCOO, CSIF y CATAC han dado su visto bueno al pacto poniendo sobre la mesa un requisito que beneficia a los suyos. Ellos apuestan por la defensa de una pequeña parte de los trabajadores mientras que en UGT luchamos por su totalidad.

Desde UGT-Presons emitisteis un comunicado denunciando falta de transparencia en la publicación del ranking de puestos de trabajo. ¿Qué contiene este ranking y por qué no se quiere hacer público?

Cada trabajador obtiene una puntuación dependiendo de si cumple más o menos criterios estipulados en el pacto. Los mejor valorados serán los más beneficiados en la reubicación. Sin embargo, los trabajadores conocen las puntuaciones pero no pueden conocer las diferencias desglosadas entre ellos. La transparencia no interesa, ni a la propia administración ni a los sindicatos que han firmado el pacto. Por ejemplo, si competimos tu y yo, no es lo mismo que sepas que tengo 45 puntos mientras tú tienes 40, a que sepas de donde salen mis 45 puntos. Con una puntuación meramente numérica no se puede saber por qué motivos los trabajadores se ven beneficiados por el pacto. La transparencia se basa en no tener miedo a hacer públicos todos los datos, parece que los firmantes del pacto tienen cosas que esconder.

También denunciáis que el criterio de antigüedad “ha sido brutalmente distorsionado” en el pacto. ¿A qué os referís?

Nos quejamos, de nuevo, de las puntuaciones y la incitación a competir. No tiene ningún sentido que una persona que lleva toda su vida en un puesto de trabajo necesite lograr una puntuación determinada para acceder a idéntico puesto en otro centro. De esta forma, titulaciones académicas o titulaciones en prevención de riesgos pasan por delante de la experiencia. Si una persona lleva 25 o 30 años desempeñando sus funciones, será la persona más acertada para seguir haciéndolo. No tiene sentido incorporar factores que no aportan ningún plus. ¿Cómo pueden exigir una titulación para hacer exactamente el mismo trabajo que se ha estado haciendo durante muchos años?

Espacio construido en terrenos ganados a la Modelo

Este acuerdo al que tanto os oponéis desde UGT, ¿fue sometido a referéndum entre la plantilla de la Modelo?

No. Los trabajadores no quieren este pacto y por eso no fue sometido a la votación que tanto exigimos en UGT. El acuerdo ha producido la repulsa de una parte importantísima de los trabajadores de la Modelo. La situación en el centro penitenciario ha sido muy tensa durante toda la negociación, pero ahora lo es mucho más.

Estamos hablando de más de 500 profesionales afectados por la clausura de la Modelo. ¿Recibirán una compensación económica justa?

No. Desde UGT entendemos que no. En el pasado hemos vivido cierres de centros, pero siempre se ha preparado uno de sustitución. En este caso, sin embargo, se cierra la Modelo sin centro de sustitución, dejando a todos los trabajadores en la incertidumbre. Entendemos que no ha habido las compensaciones retributivas idóneas. Solo una parte de la plantilla recibirá una pequeña compensación económica de 280€ en un único pago. Es decir, después de 30 años trabajando en la Modelo, les mandan a trabajar a 40kms de distancia y les compensan con 280€. Es ridículo. El consejero de Justicia se comprometió a que el personal definitivo solo se podría trasladar a un máximo de 40 kms. Sin embargo, no deja de ser una distancia importante, lejos de sus hogares, obligándoles a usar transporte privado con los gastos que esto representa, tanto económicos como temporales.

¿Qué perfil de trabajador es el más perjudicado por el cierre de la Modelo?

La franja de trabajadores de entre 45 y 55 años es muy peligrosa. Son los que no están tan formados, los más jóvenes pueden tener titulaciones académicas que un trabajador de 50 no tiene.

¿Qué crees que ha llevado a los tres sindicatos a “arrodillarse ante la administración” y no querer ni plantearse vuestras peticiones?

Existen dos visiones. Una es la incompetencia sindical, realmente no saben hacerlo mejor. La administración ha jugado un partido con los más débiles y les ha engañado y ganado. Además de esto, dentro de los que no saben, algunos son un poco más listos y han exigido la incorporación de formación. Con ello sacan beneficios y tratos de favor que no obtendrían si no estuviesen dentro de una estructura sindical de las que ha firmado el acuerdo.

Un acuerdo que, sin embargo, ha sido presentado ante los medios como un éxito.

Sí. Desde fuera ha sido visto como tal. El ciudadano de Barcelona, sea del barrio que sea, lo que quiere es que la Modelo cierre de una vez por todas. Por lo tanto, los ciudadanos creen que las cosas se están haciendo bien. El departamento de Justicia y los sindicatos llevan muchos meses haciendo su trabajo mediático para conseguirlo. Por su parte, el personal penitenciario, el que tiene que depositar su confianza en un sindicato u otro durante las elecciones, no daría hoy su voto a tres sindicatos que están vendiendo a su plantilla.

Visión general de la cárcel

El traslado de la Modelo, evidentemente, también afecta a los presos. Últimamente hemos visto más de un incidente protagonizado por éstos. ¿Ha aumentado la conflictividad dentro de la cárcel a raíz de la noticia del cierre?

Los internos no quieren que se cierre la Modelo y hemos vivido situaciones graves e intentos de fuga a consecuencia de esto. Existen plataformas de internos que defienden que no se cierre el centro. Para un interno hay dos aspectos muy importantes: la familia y sus asuntos dentro de la cárcel. Los internos preventivos y penados quieren quedarse donde están ya que estar en el centro de Barcelona es más cómodo para las familias. Además, los que llevan tiempo en un centro penitenciario se crean sus propias historias dentro, tanto afectivas como delictivas. El hecho de ver desmontada la estructura que tenían dentro de la cárcel les supone un problema. Ya no llevaran el peso del centro y tendrán que empezar de cero en un sitio que, probablemente, ya tendrá una estructura creada.

El nuevo centro de la Zona Franca, que en un principio tenía que sustituir la Modelo, no entrará en funcionamiento hasta 2025. Cuando esto pase, ¿los antiguos trabajadores de la Modelo serán nuevamente desplazados?

Ponernos en un escenario de 2025 a mí se me hace muy difícil. De hecho, desde UGT creemos que la cárcel de la Zona Franca no se construirá nunca. Yo pongo en duda que se gasten 100 millones de euros en la construcción de un centro a ocho años vista teniendo cerrada la Modelo y a todos los trabajadores y presos distribuidos. Es posible que acaben cerrando el centro de mujeres Wad-Ras y que construyan un centro de sustitución para mujeres, pero en ningún caso un centro que dé salida a la necesidad de tener una cárcel de preventivos en la ciudad de Barcelona. No contemplo este escenario.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *