“Una empresa podrá denunciar al Estado, pero nunca a la inversa”. Descifrando el TTIP

Escrito por: Joan Colás. Fotos: Francesc Sans.

Publicado el

Categoría:

Ha vuelto a suceder. El TTIP (Tratado de Libre Comercio en Inversión entre la UE y EEUU) ha desaparecido de los periódicos y de las noticias. Es cierto, nunca fue portada. Pero este supuesto tratado de libre comercio sigue en marcha. Por mucho que Trump se quiera desentender, el convenio ya está en el Comisión Europea y mientas los ciudadanos no sabemos qué está sucediendo. Ni siquiera, muchos, saben de qué se trata.

Lucia Basulto y Carlos Alcoba llevan ya varios años explicando qué es el TTIP i el CETA (Acuerdo Integral de Economía y Comercio entre Canadá y la UE). Ella es periodista, él trabaja en comunicación y lo que hacen es exponer estos tratados de manera más entendible para un público general. Han tenido un gran maestro, Juan García, economista de Attac y escritor. Ahora ellos le quitan el peso del vocabulario especializado para explicarnos con el lenguaje común qué son estos tratados y cómo va a afectar al ciudadano medio.

La primera pregunta es fundamental, ¿qué es el TTIP?

Carlos Alcoba: Para empezar no es un tratado de libre comercio. Los medios de comunicación, imagino que para simplificar o hacerlo más entendible, lo califican así. Y es un error porque además lo hace muy vendible. Porque no solo es eso. Lo que defiende el TTIP es la creación de un espacio de relaciones económicas y de poder diferente. Se trata de una Constitución económica a nivel mundial

¿Por qué han de intervenir los estados.

C.A.: Porque pone sobre la mesa una serie de inversiones. La “i” del TTIP hace referencia a inversiones. Es un pacto de inversiones. Es convertir las inversiones en poder legislativo y pretende que quien invierta en el país pueda modificar las leyes. Esta es la parte central. Proteger las inversiones como hecho legislativo y poner negro sobre blanco el lema “un euro/dólar, un voto”.

A partir de aquí las empresas podrían hacer lo que quieran, entonces

Lucía Basulto.: El TTIP crea una estructura supranacional, crea unas condiciones a partir de la firma del tratado. Una empresa podrá denunciar al estado si va en contra de ella y nunca a la inversa, porque existe una clausula que así lo explicita. Así una empresa puede denunciar a un país por legislar en contra de sus intereses. Y a nivel mundial.

¿Cómo justifican esta clausula?

L.B.: Ellos dicen que lo que hacen es armonizar para que no una empresa qque se encuentra en varios países no tenga que someterse a diversas leyes en función del país donde se ubiquen sus fábricas. Para Europa es lógico, un siglo con la lucha por los derechos del trabajador, pero no en EEUU. Y eso genera desventajas, aseguran.

¿Esto sólo afectaría a Europa y a Estados Unidos?

C.A.: El TTIP sí. Y este surge tras el fracaso de 1998 con el AMI, que quería incluir a todos los países de la OCDE y que iba a incluir todos los países de Occidente. Pero como vieron que no lo podían hacer todo a la vez decidieron parcelarlo. El TPP para Pacífico y Estados Unidos; NAFTA, Cánada, EEUU y México; el CETA, Canadá-EEUU. Y así buscar el grande que es el TTIP.

L.B.: El objetivo es el mismo que el AMI. Y entre los distintos tratados existen las mismas reglas.

Así que quedarían todos unidos…

C.A.:Todo para hacer frente a la China y a la India y rebajando los derechos democráticos.

L.B: “Armonizando”… Es como ellos lo llaman

Se trata de nivelar las leyes laborales y mercantiles de Europa a las de Estados Unidos.

L.B.: Armonizar. A la baja, porque Estados Unidos es el país fuerte.

C.A.: Pero esto tiene unas implicaciones en los derechos civiles. La democracia para ellos es un peligro. Quieren acabar con la capacidad de decisión popular de los pueblos.

¿Y los Estados no podrán hacerles frente?

C.A.: No porque el poder legislativo lo tendrán ellos y ellos tendrán el poder de decisión. Un claro ejemplo fue Eurovegas que como los inversores querían que se pudiera fumar en esos recintos salió el gobierno a plantear que si era necesario así sería.

La idea es reventar el poder legislativo, con lo que el Estado pierde uno de sus pilares.

Otro pilar que pierde es el judicial, porque el TTIP prevé crear unos tribunales de arbitraje privados para los conflictos entre empresas y Estados.

No participarán en ellos los estados quereis decir

C.A: No, no. Y sólo serán las empresas quienes podrán denunciar a los Estados.

L.B.: Y lo que decidan será vinculante.

Así la parte legislativa cae, la parte judicial también y el Estado se queda sólo con el aparato ejecutivo y represor.

¿Qué papel tiene los sindicatos en este tratado?

L.B: A ver, no quiere decir que una vez firmado el TTIP las empresas denunciarán a los Estados, pero sí se abre una puerta porque se podrán llevar a cabo estos juicios. Es cierto que si se firma no pasa nada inmediato, pero podrá pasar. Los sindicatos en EEUU no tienen apenas representatividad, no tiene derecho a huelga, o ciertos funcionarios, como aquí… Y si se aprueba este tratado, si en un país europeo se declara una huelga sindical se podría llevar a juicio.

O sea que aparentemente el ciudadano no lo notaría, sino que será progresiva y quedará diluida, porque esto lo aprobarían los estados.

C.A.: Hace dos años IU llevo una propuesta al Congreso para realizar un referéndum sobre el TTIP para poder parar su aprobación. Pero el PP y el PSOE, PNV y CiU y UPyD votaron en contra, de manera que sólo bastaría con los votos de los diputados evitando un debate público

¿Cuál es la posición a nivel europeo?

C.A: Depende de Francia y Alemania. El sur de Europa no tenemos fuerza. Y si no sale será por intereses y no por creencia.

L.B.: O por presión popular como se detuvo el AMI

Pero aquí la gente no sabe de que se trata el TTIP, no tiene información o la que llega es la de las ventajas del libre comercio

L.A.: Sí, que reducirán aranceles, que los productos serán más baratos… No te dicen que llegarán alimentos con transgénicos, manipulación hormonal…

Este es otro factor, el sanitario.

L.B: Sí, pero no les interesa. El único impedimento que han puedo desde EEUU es que no se podrá establecer ningún arancel que no sea de tipo económico, pero poner normas sobre transgénicos, trato de animales…

Bueno, igual gracias a esto los estados podrán seguir legislando en materia medioambiental.

C.A.: Si, por ejemplo, el CETA dice todos aquellos servicios públicos que determine cada estado quedan al margen del tratado y lo mismo pasaría con el TTIP. Pero se añade que sólo en aquellos sectores que no tengan agentes privados. Es decir, ¿qué sectores no tienen actores privados? ¿La educación tiene actores privados? Sí, entonces no se puede proteger. ¿La sanidad? También.

Pero todos los sectores tiene actores privados, ¿no?

C.A.: Efectivamente. Por eso ahora muchos municipios a nivel europeo quieren recuperar la gestión pública del agua como París, Barcelona, algunos municipios alemanes. Y hay prisa porque si no se hace antes de la aprobación del CETA y el TTIP entre los artículos se habla de la prohibición de recuperar sectores que ya están privatizados. Se prohíbe la expropiación

L.B.: Porque uno de los artículos dice que se protege a la empresa ante la perdida de beneficios. De manera que si se aprueba el fracking, por ejemplo, no se tendrá que devolver todo lo que se ha ganado sino además todo los beneficios que no ha ganado o ha perdido la empresa por eso mismo.

C.A.: Pero matizamos que estas propuestas del TTIP y del CETA no están hechas para generar denuncias sino para avisar a los estados de qué pueden o no denunciar. Es decir, condicionan a los estados a la hora de legislar en un futuro. No es que las empresas no denunciarán pero no tanto como imaginamos, sino que los estados se autocensurarán.

Los tratados condicionarán a los estados, vamos

C.A.: En las reuniones con lobbies a la hora de aprobar leyes se podrá amenazar con denunciar y por tanto se modificarán leyes por miedo a estas denuncias. Por eso denunciamos esta perdida del poder y transformación popular.

Y no es que queramos defender a la UE o a sus estados. Muchos nos acusan de que queremos denunciar a la UE o ciertos Estados, pero es que ante el TTIP te ves obligado a eso.

Imagino que dentro de la UE, los sindicatos presionan en materia laboral, al menos

C.A.: Bueno, hay artículos enteros que hablan de derecho medioambiental y laboral que matizan que en caso de no cumplirse, no habrá sanción. Y existes artículos como que “la armonización económica no ha de afectar al derechos laborales”, pero si se incumplen no habrá sanción. Convirtiéndose en una ley sin represalia. Y está escrito.

Así que el resumen es que con el TTIP las empresas toman el poder

L.B.: Y que no hay límite y el único límite que hay es el beneficio privado. Pero recordemos que esto es la guindilla…

C.A.: Porque ya funciona así, simplemente que le quieren dar un aire de legalidad. Por eso decimos que el TTIP es una especie de Constitución económica mundial, donde cierras los límites que son muy muy lejanos.

¿Y qué pasa con las constituciones del resto de países?

C.A.: En el CETA se habla de que las empresas de un país no pueden denunciar a su propio país, para evitar que haya problemas en un estado, se supone

Pero eso solo permite denunciar a multinacionales

C.A.: Exacto. Y no sólo eso sino que eso provocará que una pequeña y mediana empresa no pueda denunciar a su país. En cambio las multinacionales sí, porque éstas son las únicas con capacidad de tener sedes en distintos países. Por ejemplo, ACS no podría denunciar a España pero ACS Francia, sí. De manera que haces que las PYMES, las cooperativas y empresas pequeñas no tengan poder para defenderse ante los estados.

¿Y la UE, el Parlamento Europeo qué dice?

C.A.: El Parlamento Europeo no es habitual, es sui generis, porque no tiene capacidad para enmendar una ley o llevar a cabo una ley. Es la Comisión Europea quien propone las leyes y lo único que puede hacer el Parlamento es discutirlas y votarlas, pero en bloque y a su totalidad. No hay posibilidad de enmienda. En caso de que el Parlamento Europeo bote que no en bloque se devuelve la ley a la Comisión que, por sí misma, tiene mecanismos de aprobación. Así que la única institución que votamos los europeos no tiene ningún poder real.

Así que el TTIP y el CETA se han de votar en su totalidad…

C.A.: Y por unanimidad. Por ejemplo, los valones belgas rechazaron el CETA, por lo que el Parlamento belga no pudo decir que sí al CETA y por tanto, una región de pocos miles de habitantes puede parar el CETA, bloquearlo. Si Chipre vota en contra del CETA, cae en bloque. Y todos los parlamentos han de votar el CETA y el TTIP. Pero en el caso de los valones que se negaron, al cabo de 48 horas fueron los miembros de la Comisión Europea y los hicieron cambiar de parecer y lo apoyaron. No se sabe cómo fue la negociación.

¿Y cómo está el CETA y el TTIP?

C.A.: El CETA ha avanzado un poco más lo han de votar los parlamentos de cada país y el TTIP aún se está negociando.

Y cada Estado puede decidir como será la votación del TTIP si vía parlamentaria o refrendaria. Y el PP y el PSOE rechazaron el referéndum de IU, por lo que si se ponen de acuerdo tiraría adelante.

En cambio no se ve información ni movilización

L.B.: No, yo como periodista entiendo que no venda. Se necesita tiempo y cariño para explicarlo.

C.A.: En Alemania y Francia lograron concentrarse 250.000 personas contra el TTIP y aquí hicimos una cadena humana. CiU vota que no al fraking en Catalunya pero en el Parlamento Europeo apoya el TTIP y luego dice que es porque obliga Bruselas y pasa desapercibido…

Es que parece que ya está todo hecho

C.A.: Desde que en los 80 Thatcher dijo que “No hay alternativa” nos da la sensación que vamos de derrota en derrota y que es cierto, que no podemos hacer nada.

¿Pero se podrá parar?

C.A.: Sí

L.B.: ¿Sí? Diremos que sí, va.

¿Pero por donde se conseguirá pararlo?

C.A.: Por la movilización. Y al haber elecciones en muchos países de Europa es el momento de forzar el debate para que los partidos se posicionen y que sea un condicionante de voto. Si se hace mucha campaña, el tema estará sobre la mesa.

La única forma es la presión popular.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *