Y en eso se fue Fidel

Escrito por: e Ilustración: Josép M. Maya

Publicado el

Caregoría:

Se ha muerto Fidel, el barbudo más famoso de la historia después de Jesucristo. Y no regresará al tercer día, porque ya hace una semana que lo pasean por toda su isla y la caja no se ha movido ni un poquito.

fidel-02Gran tipo el Castro mayor. Un día dijo “Hay que dar paso a la juventud” y dejó a su hermano –que aún no había cumplido los 90 tacos– al mando del cortijo. Y muy simpático, os acordáis de aquel día que explicó “La energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado: Nikita, mándame unos cohetes que vamos a echarnos unas risas.” O cuando aseguró “La historia me absorberá como a un cuerpo sumergido en un fluido que recibe un empuje vertical y hacia arriba igual al líquido derramado” y decidió no afeitarse hasta que Nueva York tuviese un alcalde comunista.

Hace tanto de todo esto. ¡Éramos tan jóvenes!… Algunos incluso no habían nacido, como el Ángel Carroñero de las Nuevas Generaciones, que muriéndose de ganas por conocer al Comandante, se fue a la isla y se equivocó de víctima… Y es que en España siempre se ha invertido poco en educación. Aquí hay más maricones que ingenieros. Pero en Cuba, los primeros van a un campo de reeducación, y los segundos a cortar caña, que el movimiento se demuestra corriendo y a tí te encontré en la calle.

Lo mejor de todo es lo de la Marilyn… ¿Qué que tiene que ver la rubia platino con Fidel? Bueno, al revés te lo contaré para que lo entiendas… Porque, no es cierto que la mayor aportación a la ciencia la hicieran Michael Jackson y Cher. ¡La mayor aportación a la ciencia durante el siglo XX la hizo Fidel! ¿Sabes cuantos científicos premios noveles trabajaron durante décadas a sueldo de la CIA elaborando fórmulas secretas para asesinar al comandante? Yo no, pero fueron centenares, le envenenaron hasta los cordones de las botas, sin el menor éxito. Fidel driblaba a los enemigos con la misma facilidad con que se ciscaba en la libertad de prensa. Y ahora llega la Marilyn: en la biografía “oficial” de Sam Giancana (el angelito que sucedió a Al Capone) cuenta su sobrino que ellos se encargaron de enviar al otro barrio a la actriz –cuando empezó a ser un incordio para el poder– con un supositorio letal diseñado para Fidel (Fuego cruzado, Grijalbo). Y es que los de la Mafia son muy apañados, igual te hacen un cosido que un bordado, que te invaden una isla del Caribe… Bueno, en esto último se toparon con unos barbudos curtidos que les metieron sus puros por el culo como primera advertencia. Y no hizo falta una segunda, los imperialistas le pusieron un cerrojo a la isla y aseguraron que la llave la tenía Fidel. “Vivir para ver”, como pensó Kennedy mientras una bala juguetona le cruzaba el cerebro.

¿Y su obsesión por batir récords discurseando? Eso sí tenía gracia… pá cagarse y pá mearse ¡con lo difícil que era encontrar pañales para adultos king size en la isla! A ver que joven combatiente de 70 años aguantaba ocho horas de pie sin poder ir al baño… Al menos Wagner introducía pausas en sus óperas.

¡Todo por la Revolución!

Compartir

1 comentario en “Y en eso se fue Fidel”

  1. Paula Marchal Luque dice:

    ¡Felicidades por el artículo, Josep María Maya!.
    Aludiendo a tu último párrafo sobre la obsesión de Fidel a la hora de batir récords discurseando, existe un chiste muy popular que intentaré reproducir aunque soy muy mala en esta técnica.

    Reza que acababa el dictador con tomar el poder y en su primera intervención pública se dirigió al pueblo prometiendo que ningún cubano se iría sin cenar a la cama. En eso que un ciudadano le rebatió: “Presidente, yo no tengo nada que llevarme a la boca esta noche”. La respuesta de Fidel fue contundente: “Pues no te acuestes, es una orden”.

    En todo caso, tómese como una anécdota. Conste que no es mi intención frivolizar con una persona recientemente fallecida. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *