Y piensas en Schopenhauer

Escrito por:

Publicado el

Caregoría:

altY te despiertas, bien entrado el día

Y parpadeas por el exceso de luz solar, que se filtra por entre las baldas quebradas de las persianas.  

 

 

 

alt

 

Y te despiertas, bien entrado el día

Y parpadeas por el exceso de luz solar, que se filtra por entre las baldas quebradas de las persianas.    

Y te masturbas, con pereza. Y te limpias con las sucias sábanas.

Y te levantas, carraspeando. Y te diriges al retrete, donde sueltas el gargajo, espumoso y amarillento. Y meas. Y tiras de la cadena.

Y piensas en Schopenhauer

Y piensas que por qué estás pensando en Schopenhauer, mientras apartas los cacharros de la pila del fregadero, buscando un vaso limpio.

Y bebes. Y escupes. Y pones la cabeza bajo el grifo del fregadero. Bajo el chorro de agua helada. Y tu cabello se empapa, mientras el agua resbala por tu nuca y tu pecho.

Y vuelves al baño. Y te lavas las manos.

Y piensas que deberías comer algo. Y comes algo. Un poco de pan del día anterior y un trozo de embutido, algo rancio.

Y recuerdas el partido de anoche. Y caes en la cuenta, como otras tantas veces, de por qué no has vendido el televisor.

Y huele raro. Y no sabes de dónde viene ese olor

Y descubres que viene de ti. Y decides que debes darte una ducha. Y te das una ducha. Y aprovechas para volver a masturbarte. Y te limpias con el chorro de agua

Y te secas con una toalla blanca y negra. Y te lavas los dientes frente al espejo. Y decides que, tras 20 años de no hacerlo, no vas a empezar a peinarte ahora. Y te vistes por los pies, con boxers, pantalón deportivo azul, camiseta negra de manga corta y zapatillas de estar por casa.

Y, tras pisar diferentes sustancias, líquidas y sólidas, decides que es hora de limpiar un poco, por el riesgo de infección.

Y te pones a limpiar

Y friegas los platos. Y limpias los fogones eléctricos. Y secas la encimera. Y la mesa. Y la bañera. Y el lavamanos. Y el inodoro. Y barres. Y friegas el suelo del apartamento.

Y oyes a tus vecinos follar, entre gemidos y golpes rítmicos en la pared.

Y piensas en masturbarte de nuevo, pero, ciertamente, estás muy cansado, por tu intolerancia al ejercicio y la limpieza.

Y te das cuenta de que sudas demasiado y deberías haberte duchado después, si pensabas limpiar. Y te arrepientes fugazmente de tus impulsos.

Y te adormeces.

Y te duermes.

 

Y, cuando despiertas, está cayendo la luz.

Y la bombilla aterriza en tu cara.

Y te levantas.

Y enciendes el ordenador.

Y Janis comienza a sonar.

Y tecleas.

Y finges que piensas.

Y el hambre, la sed, la masturbación pasan a un segundo plano. A una Realidad foránea, que hace verte desde fuera.

Y estalla una tormenta. Y miras las luces azules a través del desvencijado ventanal.

Y el contraste entre el frío exterior y la calefacción cubre de bruma el cristal.

Y te encuentras observando absorto la nada más inconcreta.

 

Y Janis da paso a Thelonius

 

Y caes en la cuenta de por qué pensaste en Schopenhauer esta mañana.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *